Categoría  |  Nuestro Pan Diario

Cambios en la vida

Esteban creció en una zona difícil del este de Londres, y a los diez años ya había cometido un delito. Dijo: «Si todos venden drogas y cometen robos y fraudes, uno hace lo mismo. Es solo un estilo de vida». Pero cuando cumplió veinte, tuvo un sueño que lo cambió: «Escuché a Dios que me decía: “Irás a la cárcel por asesinato”». Ese vívido sueño le sirvió de advertencia, y se volvió a Dios y aceptó a Cristo como Salvador; y el Espíritu Santo transformó su vida.

Tocado por la gracia

En la novela de Leif Enger, Paz cual un río, Jeremiah Land es un padre soltero de tres hijos que trabaja de conserje en una escuela. También es un hombre de una fe profunda —y a veces milagrosa— que es probada con frecuencia.

Nuestro nuevo hogar

Al ser la primera inmigrante en llegar a los Estados Unidos a través de Ellis Island, en 1892, Annie Moore tal vez haya estado increíblemente emocionada al pensar en tener un nuevo hogar y comienzo. Siendo tan solo una adolescente, Annie había dejado una vida difícil en Irlanda, para empezar una nueva. Con apenas una pequeña bolsa en la mano,…

¿Espiritualmente exhausto?

«Emocionalmente, a veces, hacemos en una hora el trabajo de un día», escribe Zack Eswine en su libro El pastor imperfecto. Aunque se refería específicamente a las cargas que suelen llevar los pastores, es una verdad general. Las emociones y las responsabilidades pesadas pueden dejarnos física, mental y espiritualmente exhaustos. Y lo único que queremos es dormir.

Creados para relacionarnos

En muchos países, hay una creciente industria de «alquilar una familia» para suplir las necesidades de personas solitarias. Algunos usan el servicio para cuidar las apariencias, de modo que en un evento social, pueden simular tener una familia feliz. Otros rentan actores para representar a parientes que viven lejos, y así sentir, aunque sea brevemente, un vínculo familiar que tanto anhelan.

Una historia triste

Aunque es lamentable, el mal que estuvo escondido largo tiempo bajo la alfombra —el abuso sexual de mujeres por hombres con poder sobre ellas— ha salido a la luz. Se me hundió el corazón al escuchar un titular tras otro con pruebas sobre abuso ejercido por dos hombres que admiraba. Y la iglesia no ha sido inmune a estos asuntos.

Los bolsillos de Lincoln

La noche en que el presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln fue asesinado, tenía en sus bolsillos lo siguiente: dos gafas, un paño para lentes, una navaja, una leontina, un pañuelo, una billetera de cuero con cinco dólares de los Estados Confederados, y ocho recortes de periódicos, de los cuales varios lo elogiaban a él y sus políticas.

La ilusión del control

El estudio de Ellen Langer en 1975 titulado La ilusión del control examina el nivel de influencia que ejercemos sobre los acontecimientos de la vida. Langer descubrió que sobreestimamos nuestro grado de control en la mayoría de las situaciones. El estudio también demostró de qué manera la realidad hace casi siempre trizas nuestra ilusión.

Jesús disfrazado

Hace poco, mi hijo participó en un «simulacro de personas sin hogar»: pasó tres días y dos noches viviendo en las calles y durmiendo al aire libre en un clima helado. Sin comida, dinero ni refugio, dependía de la bondad de extraños para suplir sus necesidades básicas. Un día, lo único que comió fue un sándwich que le compró un hombre cuando lo oyó pedir pan en un restaurante.

Celebrar la creatividad de Dios

Mientras la música llenaba el auditorio de la iglesia, el artista daltónico Lance Brown subió al escenario. Frente a una tela blanca y de espaldas a la congregación, mojó su pincel en pintura negra, y con trazos delicados, dibujó una cruz. Así, este narrador de historias visuales creó imágenes de la crucifixión y la resurrección de Cristo. En menos de seis minutos, cubrió las grandes porciones de tela con pintura negra, agregando azul y blanco para completar lo que terminó siendo una pintura abstracta. Luego, levantó la tela, la giró cabeza abajo y apareció una imagen escondida: el rostro lleno de compasión de Jesús.