Our Authors

ver todo

Articles by Jennifer Benson Schuldt

El Sanador supremo

Cuando un tratamiento médico empezó a aliviar las alergias alimentarias severas de un familiar, me entusiasmé tanto que empecé a hablar de eso todo el tiempo y a elogiar al médico que había creado el programa. En un momento, unos amigos comentaron: «El mérito de la sanidad siempre debería ser de Dios». Esto me hizo pensar. ¿Había sacado mis ojos del Sanador supremo?

Decidir honrar a Dios

En la novela Felicidad conyugal, de León Tolstói, Serguei y Masha se conocen cuando ella es joven e impresionable. Él, un empresario mayor y que ha viajado mucho, entiende el mundo más allá del entorno rural donde vive Masha. Con el tiempo, se enamoran y se casan. Se establecen en la campiña, pero ella se aburre de estar allí. Serguei, que la adora, organiza un viaje a San Petersburgo, donde la belleza y el encanto de Masha la vuelven popular. Cuando están por regresar a su casa, llega un príncipe que la quiere conocer. Serguei sabe que puede forzarla a irse con él, pero deja que ella decida. Masha decide quedarse, y su traición le rompe el corazón.

Más grande que nuestros problemas

¿Cómo imaginas los dinosaurios? ¿Con dientes grandes, piel escamosa y colas largas? La artista Karen Carr recrea en grandes murales estos animales extintos. Uno mide más de 6 metros de alto por 18 de largo. Debido a su tamaño, se necesitó a un grupo de expertos para armarlo en el Museo de Historia Natural en Oklahoma, Estados Unidos.

Volver a florecer

Con suficiente sol y agua, coloridas flores silvestres cubren el valle Antelope y el monte Figueroa en California. ¿Pero qué sucede cuando hay sequía? Los científicos han descubierto que ciertas plantas silvestres almacenan grandes cantidades de semillas debajo de la tierra, en lugar de permitir que broten; y después de la sequía, las usan para comenzar a florecer nuevamente.

Estrellas resplandecientes

Puedo cerrar los ojos y evocar la casa donde crecí. Recuerdo turnarnos con mi padre para mirar con su telescopio las estrellas titilantes. Esos puntitos luminosos, resultado del fuego y el calor, contrastaban vivamente con el espacio negro y liso.

Planes imperfectos

Estaba explorando una biblioteca en un nuevo centro comunitario, cuando de repente, un estruendo sacudió el lugar. Una bibliotecaria por fin explicó que habían colocado un gimnasio justo encima de la biblioteca, y ese sonido se escuchaba cada vez que alguien dejaba caer una pesa. Los arquitectos habían planeado muchos aspectos de esta moderna instalación, pero alguien se había olvidado de ubicar la biblioteca lejos de toda actividad.

Algo mucho más grande

Más de 200 voluntarios ayudaron a una librería en Southampton, Inglaterra, a trasladar sus existencias a otro local cercano. Los colaboradores se alinearon en la vereda y se pasaban los libros como una «cinta transportadora humana». Al verlos, un empleado de la tienda dijo: «Fue […] una experiencia realmente conmovedora ver a la gente [ayudando]. Querían ser parte de algo más grande».

Algo nuevo

La agricultura es difícil donde no hay agua dulce. Para resolver este problema, la compañía Seawater Greenhouse creó en Somalilandia, África, y en otros países con climas similares, algo nuevo: «invernaderos de agua marina», que usan la energía solar para salpicar el agua salada sobre paredes de cartón corrugado. Al deslizarse por los paneles, la sal se desprende. Gran parte del agua dulce restante se evapora dentro de la estructura, lo que la convierte en un lugar húmedo donde pueden crecer semillas de frutos y vegetales.

Coronas de papel

Después de celebrar una fiesta en mi casa, todos abrieron sus souvenirs, llenos de dulces, juguetitos y confites. Pero había algo más allí: una corona de papel para cada uno. Nos las pusimos de inmediato y sonreíamos unos a otros alrededor de la mesa. Por un instante, éramos reyes y reinas, aunque nuestro reino fuera un comedor con restos de comida desparramados.

Niebla matinal

Una mañana, fui a una laguna cerca de mi casa. Me senté sobre un bote volcado, pensando y observando cómo un suave viento perseguía una capa de neblina en la superficie del agua. Espirales de niebla giraban y se desplazaban, y mini «tornados» subían y luego se disipaban. Poco después, los rayos del sol atravesaron las nubes y la niebla desapareció.