Our Authors

ver todo

Articles by Winn Collier

Rescate divino

Tras una llamada al 911, un policía condujo junto a las vías del tren, iluminando con los reflectores, hasta que divisó el vehículo atravesado sobre los rieles. La cámara del patrullero captó la escena mientras un tren se acercaba al automóvil. «El tren venía rápido —dijo el policía—, a más de 80 kilómetros por hora». Sin vacilar, segundos antes de que lo atropellara, alcanzó a sacar del auto a un hombre desmayado».

Justicia perfecta

En 1983, tres jóvenes fueron arrestados por asesinar a otro de catorce años «por causa de su chaqueta [deportiva]». Sentenciados a cadena perpetua, pasaron 36 años detrás de las rejas, hasta que surgieron pruebas que revelaron su inocencia. Antes de que el juez los liberara, hizo pública una disculpa.

Aguas abundantes

En Australia, un informe describió «una historia nefasta» de sequía extrema, calor y fuego. El relato pronosticaba un año horrendo con apenas unas lluvias minúsculas que convertirían los arbustos secos en leña. Incendios voraces abrasaron los campos; peces murieron; cosechas desaparecieron. Todo porque carecieron de un simple recurso que solemos dar por sentado: agua, la cual todos necesitamos para vivir.

Ver con ojos nuevos

Un videojuego coloca a cientos de jugadores en una isla virtual para competir hasta que quede solo uno. Cuando un jugador te elimina de la competencia, puedes seguir mirando a través de su perspectiva. Como observa un periodista: «Cuando te pones en el lugar de otro jugador y ves las cosas desde su punto de vista, el registro emocional […] pasa de la autopreservación a […] la solidaridad comunitaria. […] Empiezas a sentirte parte del extraño que, poco antes, te eliminó».

El amor nos frena

La mayoría de los muchachos samoanos reciben un tatuaje que señala su responsabilidad para con su pueblo y su jefe. Al viajar a Japón, donde los tatuajes pueden tener connotaciones negativas, los miembros del equipo de rugby masculino de Samoa usaron mangas color piel para cubrir los diseños, en un acto de generosidad y respeto.

De nuestra pobreza

Warren Buffett y Bill y Melinda Gates hicieron historia cuando prometieron donar la mitad de su dinero a la campaña Giving Pledge. Esto llevó al psicólogo Paul Piff a estudiar los patrones sobre las dádivas. Mediante una investigación, descubrió que los pobres tendían a dar un 44 % más de lo que tenían que los ricos. Los que han experimentado personalmente la pobreza suelen ser movidos a una mayor generosidad.

Pensar distinto

Un verano, durante la universidad, pasé bastante tiempo en Venezuela. La comida era espectacular; la gente, encantadora; y el clima y la hospitalidad, maravillosos. Sin embargo, a los dos días, me di cuenta de que mis nuevos amigos no administraban el tiempo como yo. Si planeábamos almorzar a las 12, eso significaba entre las 12 y la 1 de la tarde. Lo mismo para las reuniones o los viajes: los horarios eran aproximados, sin puntualidad. Descubrí que mi idea de «estar a horario» era una cuestión netamente cultural.

Una casa sobre la roca

Unas 34.000 casas en una zona de Estados Unidos corren el riesgo de colapsar debido a sus cimientos defectuosos. Sin saberlo, una cementera sacó rocas de una cantera que tiene un mineral que, con el tiempo, hace que el concreto se quiebre y se desintegre. Los cimientos de casi 600 casas se han desmenuzado, y ese número probablemente aumente mucho con el tiempo.

Poderosa

Saybie, una bebé prematura nacida de 23 semanas, pesaba menos de 250 gramos. Los doctores dudaban de que viviera y les dijeron a los padres que tendrían a su hija solo por una hora. Pero Saybie seguía luchando. Una tarjeta rosa junto a su cuna decía: «Pequeña pero poderosa». Después de cinco meses, milagrosamente, se fue a su casa; una saludable bebé de más de dos kilos. Y se llevó el récord a la bebé prematura sobreviviente más pequeña del mundo.

El método de la tía Betty

Cuando yo era joven, cada vez que mi bonachona tía Betty nos visitaba, parecía Navidad. Nos traía juguetes y me daba dinero cuando se iba. Si me quedaba en su casa, llenaba el frízer de helado y nunca cocinaba verduras. Tenía pocas reglas y me dejaba acostarme tarde. Mi tía era maravillosa; reflejaba la generosidad de Dios. Sin embargo, para crecer saludable, yo necesitaba más que solo sus métodos. Precisaba que mis padres establecieran expectativas respecto a mí y mi comportamiento… y me hicieran cumplirlas.