Our Authors

ver todo

Articles by James Banks

Amor humilde

Cuando Benjamín Franklin era joven, hizo una lista de doce virtudes en las cuales deseaba crecer a lo largo de su vida. Se las mostró a un amigo, quien le sugirió añadir «humildad». A Franklin le gustó la idea y agregó algunas pautas para ayudarlo con cada elemento de la lista. Entre sus reflexiones sobre la humildad, puso a Jesús como ejemplo a seguir.

Los años de masticar

Hace poco, mi esposa me regaló un cachorro de labrador, al que llamamos Max. Un día, cuando Max estaba conmigo en mi estudio, escuché el sonido de papeles que se rasgaban. Cuando me di vuelta, encontré a un perrito con expresión culpable, que tenía un libro abierto y una página que le colgaba de la boca.

Cuando faltan las palabras

Hace poco, le envié un mensaje a mi esposa Cari, pero mediante una grabación de voz. Estaba por salir para ir a buscarla al trabajo y llevarla a casa, y mi intención fue decirle: «¿Dónde quieres que te encuentre, viejita?».

Ansias de Dios

Un día, mi hija estaba de visita con nuestro nieto de un año. Yo estaba preparándome para salir a hacer un recado, pero, en cuanto salí de la habitación, mi nieto empezó a llorar. Ocurrió lo mismo dos veces, y las dos veces volví y me quedé un ratito con él. Cuando me dirigí hacia la puerta por tercera vez, empezó otra a vez a hacer pucheros. Entonces, mi hija dijo: «Papá, ¿por qué no lo llevas contigo?».

Dios en los detalles

Cuando mi cachorro labrador «achocolatado» tenía tres meses, lo llevé a la veterinaria para que le pusieran las vacunas. Mientras ella lo revisaba con mucho cuidado, notó una pequeña marca blanca en su pelo, en la pata trasera izquierda. Entonces, sonrió y le dijo: «De aquí te sostenía Dios cuando te sumergió en chocolate».

Consuelo compartido

«¡Dios le envió esta noche!»

Regalar oraciones

«No me di cuenta de lo que significa recibir una oración de regalo hasta que mi hermano estuvo enfermo y ustedes oraron por él. ¡No puedo decirles qué consoladoras fueron sus oraciones!».

Precioso para Dios

Su nombre era David, pero la mayoría lo llamaba simplemente «el violinista callejero». David era un anciano desaliñado que solía estar en lugares populares de nuestra ciudad, interpretando para los transeúntes con su inusual habilidad con el violín. A cambio de la música, los oyentes ponían a veces dinero en el estuche abierto del instrumento que estaba en la acera delante de él. David sonreía e inclinaba la cabeza con gratitud, y seguía tocando.

Esperanza verdadera

Hace poco, visité el edificio Empire State con un amigo. La fila parecía corta: llegaba hasta la esquina y doblaba un poco. Sin embargo, cuando entramos, descubrimos que recorría todo el vestíbulo, la escalera y entraba en otro cuarto. Cada curva revelaba más distancia que recorrer.

Escondido en la roca

Se cuenta de un joven predicador llamado Augustus Toplady, que estaba paseando por la campiña inglesa cuando, de repente, apareció una tormenta. Toplady divisó una amplia formación rocosa con una grieta, donde se refugió hasta que pasó el temporal. Mientras estaba sentado resguardándose del diluvio, reflexionaba en la conexión entre su refugio y la ayuda de Dios durante las tormentas…