Categoría  |  Nuestro Pan Diario

Elegir el camino

Tengo una hermosa foto de un joven montado en un caballo en las montañas de Colorado, mientras considera qué camino tomar. Me recuerda el poema de Robert Frost, The Road Not Taken [El camino no tomado], donde reflexiona sobre dos caminos que se abren delante de él. Ambos son igualmente atractivos, pero como duda de que regrese a ese lugar, debe escoger uno. Frost escribió: «Dos caminos divergían en un bosque; y yo… yo tomé el menos transitado; eso marcó toda la diferencia».

Tesoro en una calabaza

Como madre joven, decidí documentar el primer año de vida de mi hija. Todos los meses, le tomaba fotos para ilustrar cómo había crecido y cambiado. Una de mis fotos favoritas la muestra sentada alegremente dentro de una calabaza hueca. Allí estaba ella, el deleite de mi corazón, sentada dentro de una calabaza gigante. Pero aunque aquella calabaza se fue secando, mi hija siguió creciendo.

Mi verdadero rostro

Por años, sentimientos de indignidad y vergüenza por mi pasado afectaron negativamente mi vida. ¿Y si alguien se enteraba de mi mala reputación? Aunque Dios me ayudó a armarme de valor para invitar a almorzar a una líder de la iglesia, luché para parecer perfecta. Limpié la casa, preparé una comida abundante y me puse mi mejor pantalón y blusa.

Siempre aceptado

Después de luchar durante varios años para seguir en un nivel de estudios exigente, Angelina fue finalmente transferida de una escuela primaria de élite a una «normal». En el ámbito intensamente competitivo de la educación en Singapur, donde el estar en una «buena» escuela puede mejorar la perspectiva futura de una persona, muchos considerarían ese cambio un fracaso.

Traigan sus botes

En 2017, el huracán Harvey produjo inundaciones catastróficas en el este de Texas, en Estados Unidos. La violencia de la lluvia retuvo a miles de personas dentro de sus casas, sin que pudieran escapar. En lo que se llamó la «Flota de Texas», muchos ciudadanos llevaron botes de otras zonas del estado y del país para ayudar a evacuar a la gente varada.

Espina penetrante

La espina me pinchó el dedo índice y me salió sangre. Instintivamente, retraje la mano, mientras gritaba y me quejaba. Pero no debería haberme sorprendido: tratar de podar sin guantes un arbusto espinoso era la receta exacta para lo que acababa de suceder.

Oración y sierra eléctrica

Respeto el espíritu intrépido de mi tía Gladys, aunque a veces, ese espíritu me preocupa. La fuente de mi preocupación llegó a través de una noticia que me compartió en un email: «Ayer, corté un nogal».

Cosas terribles y maravillosas

El miedo puede paralizarnos. Conocemos todas las razones para tener miedo; todo lo que nos lastimó en el pasado y que podría fácilmente volver a hacerlo. Entonces, a veces, quedamos estancados, sin poder retroceder ni avanzar. No puedo. No soy lo suficientemente inteligente, fuerte ni valiente para volver a soportar que me lastimen.

Confiar primero en Él

«¿Papá, no me sueltes!» «No lo haré. Te tengo agarrado. Te lo aseguro».

Preguntar a los animales

Nuestros nietos miraban cautivados un águila calva que había sido rescatada. Cuando el voluntario del zoológico contó sobre la poderosa ave que posaba en su brazo, me sorprendió enterarme de que tenía una envergadura de casi dos metros, pero que, como sus huesos eran huecos, pesaba menos de cuatro kilos.