Categoría  |  Nuestro Pan Diario

Dadores alegres

Hace años, mi esposa recibió un pequeño reembolso por algo que había comprado. No era algo que esperaba, sino que simplemente llegó por correo. Casi al mismo tiempo, una querida amiga le compartió sobre las enormes necesidades de mujeres en otro país, las cuales, con una mente emprendedora, trataban de mejorar mediante la educación y los negocios. Sin embargo, como suele…

Orar como Jesús

Toda moneda tiene dos lados. La parte de adelante se llama «cara», y desde los antiguos tiempos romanos, muchas veces presentaba al jefe de estado de un país. El reverso se llama «ceca», un término que proviene de una voz árabe que significa moneda.

Como en las monedas, la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní tiene dos lados. En…

La herencia no se gana

«Gracias por la cena, papá», dije mientras ponía mi servilleta en la mesa del restaurante. Había vuelto a casa durante unas vacaciones de la universidad, y después de haberme ido desde hacía tiempo, me pareció extraño que mis padres pagaran por mí. «De nada, Julie —respondió mi padre—; pero no tienes que agradecerme todo el tiempo. Sé que te has…

Pan bendecido

Cuando nuestra hija mayor cumplió trece años, mi esposa y yo le regalamos un diario que habíamos estado escribiendo desde su nacimiento. Registramos lo que le gustaba y lo que no, peculiaridades y breves frases memorables. Al tiempo, las notas se volvieron como cartas, describiendo lo que veíamos en ella y cómo Dios obraba en su vida. Cuando se lo…

Falta de energía

L

a lámpara, una ganga en una tienda de artículos usados, parecía perfecta para mi oficina en casa: color, tamaño y precio correctos. Sin embargo, cuando volví y la conecté, nada… ni luz, ni electricidad. No funcionaba.

Mi esposo dijo: «No hay problema. Yo la arreglo. Es fácil». Cuando la desarmó, vio de inmediato el problema. El cable no conectaba con nada.…

El supuesto leñador

Un año, cuando estaba en la universidad, cortaba, apilaba, vendía y repartía leña. Era un trabajo duro; por eso, siento empatía por los desventurados leñadores de 2 Reyes 6.

La escuela de profetas de Eliseo había prosperado, y su lugar de reunión había quedado chico. Alguien sugirió ir al bosque, cortar leña y agrandar el local. Eliseo estuvo de acuerdo y…

Partida preciosa

En 2018, un corresponsal de un periódico describió la exposición de la escultora Liz Shepherd The Wait [La espera] como «una evocación de lo precioso, vulnerable y trascendente en la vida». Inspiradas en el tiempo que Liz pasó junto a la cama de su padre moribundo, las esculturas intentan transmitir la melancolía, la sensación de vacío y el sentimiento de fragilidad…

Ver la salvación

A los 53 años, lo último que Sonia esperaba hacer era dejar su negocio y su país para unirse a un grupo de refugiados camino a una nueva tierra. Después de que unas pandillas asesinaron a su sobrino e intentaron obligar a su hijo de 17 años a unirse a ellos, sintió que la única opción era huir. Explicó: «Oro a…

Es hora de orar… de nuevo

Mientras entraba el auto al garaje, saludé a mi vecina y a su hijita. Con los años, la pequeña se había acostumbrado a nuestras charlas espontáneas que duraban más que los «pocos minutos» prometidos, y se convertían en reuniones de oración. Después de jugar un rato y entretenerse mientras su madre y yo hablábamos, se acercaba corriendo, nos tomaba de…

La campana

Desde niño, Javier soñaba con ser miembro de la Marina de su país; lo que lo llevó a años de disciplina física y sacrificio personal. Al final, enfrentó rigurosas pruebas de fuerza y resistencia, incluido lo que los novatos llaman la «semana infernal».

Javier no pudo completar el agotador entrenamiento, y de mala gana tocó una campana para informar al comandante…