Categoría  |  Nuestro Pan Diario

¡Todo es de regalo!

El Café Rendezvous, en Londres, tiene luces agradables, sillones cómodos y una atmósfera con aroma a café. Lo que no tiene son precios. Empezó como un negocio de una iglesia local, pero, al año, fue transformado. Los encargados sintieron que Dios estaba llamándolos a hacer un cambio radical: todo lo que ofrecían en el menú sería gratis. Hoy puedes pedir café, tortas o sándwiches sin costo. Ni siquiera hay un tarro para donaciones. Todo es de regalo.

Restauración tras el fracaso

Una orquesta que nos visitaba, lideraba el canto en nuestra iglesia, y su pasión por el Señor era conmovedora. Podíamos ver —y sentir— su entusiasmo.

¿De afuera para dentro?

El título era «Cambiar: ¿de adentro hacia afuera o de afuera hacia adentro?», reflejando la idea popular de que los cambios externos —como un maquillaje o una buena postura— pueden ser una manera fácil de modificar cómo nos sentimos y transformar nuestra vida.

Gracia inesperada

Fue un sábado por la mañana temprano, cuando era jovencito. Estaba ansioso por llegar a mi trabajo en un local de juego de bolos. La noche anterior, el encargado de la limpieza había avisado que estaba enfermo; entonces, me quedé a limpiar los pisos. No le dije nada al jefe, ya que quería sorprenderlo. Y pensé: No va a pasar nada.

Primero lo primero

Cuando viajas en avión, antes de despegar, un empleado de la aerolínea da algunas instrucciones sobre seguridad, detallando qué hacer en caso de que se despresurice la cabina. Se les dice a los pasajeros que caerá una máscara del compartimiento superior y que deben colocársela antes de ayudar a los demás. ¿Por qué? Porque, antes de que puedas ayudar a otra persona, tú mismo necesitas estar físicamente preparado.

Confiar en Dios aunque…

Por una lesión que tuve en 1992, sufro dolor crónico en la espalda, los hombros y el cuello. No siempre es fácil confiar en el Señor y alabarlo cuando me siento más dolorida y desanimada. Pero, justamente, en esos momentos insoportables, la presencia constante de Dios me consuela y me fortalece, al asegurarme de su bondad inmutable, su poder ilimitado y su gracia sustentadora. Y, en los momentos de duda, la fe de Sadrac, Mesac y Abed-nego me alientan, ya que ellos adoraron a Dios y confiaron en Él aun cuando su situación parecía sin salida.

Jesús ama a Maysel

Cuando mi hermana Maysel era pequeña, cantaba a su manera una canción conocida: «Cristo ama a Maysel, pues la Biblia dice así». ¡Me irritaba muchísimo escuchar eso! Como una de sus hermanas mayores y «más sabia», sabía que las palabras eran «Cristo me ama, me ama a mí», no «a Maysel». Sin embargo, ella insistía en cantarla a su manera.

Navidad en MacPherson Gardens

Unas 230 familias e individuos viven en el bloque 72 de MacPherson Gardens, en mi vecindario. Cada persona tiene su propia historia. En el décimo piso, vive una anciana sola. Sus hijos crecieron, se casaron y se mudaron. Cerca, vive una pareja con dos hijos. Y unos pisos más abajo, un joven que sirve en el ejército, que ha asistido a la iglesia, y que quizá vuelva a ir en Navidad. Los conocí a todos el año pasado, cuando un grupo de mi iglesia salió a cantar villancicos en el barrio para celebrar el nacimiento de Jesús.

Esperar

«¿Cuánto falta para Navidad?». Cuando mis hijos eran pequeños, preguntaban esto todo el tiempo. Aunque usábamos diariamente un calendario para contar cuánto faltaba, la espera les resultaba terrible.

Jamón y huevos

En la fábula del pollo y el cerdo, los dos animales hablan de abrir un restaurante juntos. Cuando elaboran el menú, el pollo sugiere servir jamón y huevos. El cerdo objeta de inmediato, diciendo: «No, gracias, yo, así, estaría comprometido, pero tú solamente participarías».