Our Authors

ver todo

Articles by Anne Cetas

El hombre de la bondad

Decepcionado y queriendo una vida con más sentido, León dejó su trabajo en finanzas. Luego, un día, vio a un hombre en la calle sosteniendo un cartel en una esquina: LA BONDAD ES LA MEJOR MEDICINA. León afirma: «Esas palabras me golpearon directamente. Fue una epifanía».

León decidió comenzar su nueva vida fundando una organización internacional para promover la bondad. Viaja…

Perspectivas de lo alto

Cuando Peter Welch era niño, en la década de 1970, usar un detector de metales era solo un pasatiempo. Pero desde 1990, ha estado guiando a personas de todo el mundo en excursiones para detectar metales. Han descubierto miles de cosas: espadas, joyas antiguas, monedas. Con el programa Google Earth, basado en imágenes satelitales, buscan en zonas descampadas del Reino Unido…

Brazos abiertos

Saydee y su familia tienen una filosofía de «brazos abiertos y casa abierta». La gente siempre es bienvenida en su casa; «en especial, los que están afligidos», dice él. Esta es la clase de familia donde creció en Liberia, junto con sus nueve hermanos. Sus padres siempre recibían a otras personas como parte de la familia. Saydee afirma: «Crecimos como…

Estoy protegido

Débora, la dueña de un servicio de limpieza de casas, estaba siempre buscando clientes nuevos para ampliar su negocio. Una vez, habló con una mujer que le respondió: «En este momento no puedo pagar por eso; estoy en tratamiento contra el cáncer». En ese instante, Débora decidió que «ninguna mujer en tratamiento contra el cáncer sería rechazada, y que incluso le…

Un mazazo tras otro

Tal vez sepas cómo es. Las cuentas siguen llegando después de una cirugía: anestesiólogo, cirujano, laboratorio, clínica. Julio experimentó esto después de una cirugía de emergencia. Se quejaba: «Debemos miles de dólares. Si tan solo pudiéramos terminar de pagar… Es como si estuviera jugando al juego de golpear al topo, donde los muñequitos de plástico salen de sus agujeros y…

Un lugar de pertenencia

Años después de la trágica pérdida de sus cónyuges, Roberto y Sabrina se enamoraron, se casaron y combinaron sus respectivas familias. Construyeron una casa nueva, y la llamaron Havila (una palabra hebrea que significa «retorcerse de dolor» y «dar a luz»); es decir, hacer algo hermoso a partir del dolor. Dicen que no construyeron la casa para olvidar su pasado, sino para…

El único Rey

Aldo, de cinco años, escuchaba al pastor decir que Jesús había dejado el cielo para venir a la tierra, pero cuando agradeció en oración porque Él había muerto por nuestros pecados, el niño susurró con voz entrecortada y sorprendido: «¡Ay, no! ¿Se murió?».

Desde que Cristo comenzó a vivir en la tierra, hubo personas que lo querían muerto. Unos sabios…

Fruto hermoso

«Los niños deberían poder arrojar una semilla donde quieran [en el jardín] y ver qué sale», sugiere Rebecca Lemos-Otero, fundadora de City Blossoms. Aunque no es una pauta sobre jardinería, refleja la realidad de que cada semilla tiene potencial de producir vida. Desde 2004, esta organización ha hecho jardines en escuelas y zonas de bajos recursos. Mediante la jardinería, los niños aprenden sobre nutrición y desarrollan habilidades para trabajar. Rebecca dice: «Tener un espacio verde lleno de vida en una zona urbana […] permite que los niños estén afuera haciendo algo productivo y hermoso».

Que Dios decida

A Nico y Marilín les encantó ir a un restaurante omakase durante su visita a Nueva York. Omakase es una palabra japonesa que quiere decir «decide tú», lo cual significa que los clientes dejan que el chef escoja lo que van a comer. Aunque era la primera vez que probaban este tipo de platos y sonaba riesgoso, les encantó la comida que el chef eligió y les preparó.

¡No lo olvides!

Junto con mi sobrina y su hija Kailyn, de cuatro años, pasamos una hermosa tarde de sábado juntas. Jugamos con pompas de jabón en el patio, coloreamos un libro de princesas y comimos sándwiches de mantequilla de maní y mermelada. Cuando subieron al auto para irse, Kailyn gritó dulcemente por la ventanilla abierta: «No te olvides de mí, tía Anne». Caminé rápido hacia el coche y susurré: «Nunca podría olvidarte. Te prometo que te veré pronto».