Our Authors

ver todo

Articles by Bill Crowder

Esperanza genuina

A principios de la década de 1960, los estadounidenses preveían un futuro brillante. El joven presidente John F. Kennedy había presentado la Nueva Frontera, el Cuerpo de Paz y la tarea de llegar a la luna. Una economía floreciente hizo que muchos esperaran que el futuro fuera simplemente «disfrutar de la vida». Luego, se desató la guerra en Vietnam, Kennedy fue asesinado, y las normas aceptadas de esa sociedad anteriormente optimista se desmantelaron. No alcanzó con el optimismo; prevaleció la desilusión.

Hermosamente roto

Nuestro autobús llegó por fin a nuestro tan anticipado destino: una excavación arqueológica en Israel donde nos dejarían excavar un poco. El director de la obra nos explicó que cualquier cosa que encontráramos no había sido tocada por miles de años. Al desenterrar fragmentos de cerámica, nos sentimos como si estuviéramos tocando historia. Al rato, nos llevaron a una estación de trabajo donde estaban restaurando esos fragmentos de vasijas rotas hacía muchísimo tiempo.

Un corazón agradecido

Séneca, el gran filósofo de la antigua Roma, fue acusado de adulterio por la emperatriz Mesalina. El Senado lo sentenció a muerte, pero el emperador Claudio decidió exiliarlo a Córcega, quizá porque sospechaba que la acusación era falsa. Tal vez ese indulto motivó la perspectiva de Séneca sobre la gratitud, al escribir: «homicidas, tiranos, ladrones, adúlteros, asaltantes, sacrílegos y traidores siempre habrá, pero peor que todo eso es el crimen de la ingratitud».

Discernimiento de parte del Espíritu

Mientras el soldado francés cavaba en la arena del desierto, reforzando las defensas del campamento de su ejército, no tenía idea de que haría un descubrimiento trascendental. Al mover otra palada de arena, vio una piedra… pero no era cualquier piedra, era la piedra de Rosetta, que contenía leyes y gestiones del rey Ptolomeo V, escritas en tres idiomas. Esa piedra (ahora en el Museo Británico) sería uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo xix, que ayudaría a revelar los misterios de los antiguos jeroglíficos egipcios.

Recordar y celebrar

El 6 de diciembre de 1907, varias explosiones sacudieron una comunidad del estado de Virginia Occidental, en Estados Unidos, produciendo uno de los peores desastres en la industria minera del carbón. Unos 360 mineros murieron, y se estima que quedaron 1.000 hijos sin padre. Los historiadores sostienen que el servicio conmemorativo se transformó en el semillero para la celebración del Día del Padre en Estados Unidos. De una gran pérdida, surgió la conmemoración… y con el tiempo, la celebración.

Esperanza en el dolor

Mientras el taxista conducía hacia el Aeropuerto Heathrow de Londres, nos contó una historia. Había llegado solo a Reino Unido a los trece años, buscando escapar de la guerra y las privaciones. Ahora, once años después, tiene su familia y puede mantenerla de formas inviables en su tierra natal. Pero lamenta seguir separado de sus padres y hermanos, y dice que su vida no estará completa hasta que se reencuentre con los que dejó.

La vida de paz

En Perth, Australia, hay un lugar llamado Shalom House [Casa de paz], donde hombres que luchan contra las adicciones pueden encontrar ayuda. Allí conocen a miembros del personal quienes les presentan la shalom [paz, en hebreo] de Dios. Vidas aplastadas bajo el peso de las drogas, el alcohol, el juego y otras conductas destructivas están siendo transformadas por el amor de Dios.

Agua donde la necesitamos

El lago Baikal, el más profundo del mundo, es inmenso y magnífico. Mide 1.600 metros de profundidad y casi 636 por 79 kilómetros de ancho, y contiene un quinto de toda el agua potable superficial del planeta. Pero es muy difícil llegar allí, ya que está ubicado en Siberia, una de las regiones más remotas de Rusia. Con la desesperante necesidad de agua que hay, es irónico que semejante reservorio esté escondido en un lugar adonde pocas personas pueden acceder.

Lo que no se puede ver

Los historiadores dicen que la era atómica comenzó el 16 de julio de 1945, cuando la primera arma nuclear se detonó en un desierto remoto de Nueva México, pero el filósofo griego Demócrito (aprox. 460-370 a.C.) ya estaba explorando la existencia y el poder del átomo mucho antes de la invención de alguna cosa que pudiera siquiera ver esas pequeñas partículas del universo. Demócrito captaba más de lo que podía ver, y el resultado fue la teoría atómica.

Considerar el precio

Las obras de Miguel Ángel exploraban muchas facetas de la vida de Jesús. En la década de 1540, bocetó una pieta (un dibujo de la madre de Jesús sosteniendo el cuerpo del Cristo muerto) para su amiga Vittoria Colonna. Dibujado en tiza, el boceto muestra a María mirando al cielo mientras abraza a su hijo inerte. Detrás de María, la viga vertical de la cruz reza las siguientes palabras del Paraíso, de Dante: «Nadie piensa en la cantidad de sangre que cuesta». Al contemplar la muerte de Jesús, debemos considerar el precio que pagó.