Our Authors

ver todo

Articles by Bill Crowder

Considerar el precio

Las obras de Miguel Ángel exploraban muchas facetas de la vida de Jesús. En la década de 1540, bocetó una pieta (un dibujo de la madre de Jesús sosteniendo el cuerpo del Cristo muerto) para su amiga Vittoria Colonna. Dibujado en tiza, el boceto muestra a María mirando al cielo mientras abraza a su hijo inerte. Detrás de María, la viga vertical de la cruz reza las siguientes palabras del Paraíso, de Dante: «Nadie piensa en la cantidad de sangre que cuesta». Al contemplar la muerte de Jesús, debemos considerar el precio que pagó.

Un corazón fuerte

El Dr. Paul Brand, coautor con Philip Yancey del libro Asombrosa y maravillosamente hecho, señala: «El corazón de un colibrí pesa unos pocos gramos y late 800 veces por minuto; el de una ballena azul pesa media tonelada y late solo diez veces por minuto, y puede oírse desde unos tres kilómetros. En comparación con ellos, el corazón humano parece lentamente funcional, pero cumple su cometido, latiendo 100.000 veces por día (65 a 70 veces por minutos) y sin descanso para que la mayoría de nosotros viva 70 años o más».

Como Jesús

Cuando era niño, el teólogo Bruce Ware estaba frustrado de que 1 Pedro 2:21-23 nos llamara a ser como Jesús. En su libro El Hombre Cristo Jesús, escribió sobre su exasperación juvenil: «No es justo, decidí. En especial cuando el pasaje dice que sigamos las pisadas de uno que “no hizo pecado”. Era totalmente disparatado […]. No podía entender que Dios pretendiera que lo tomáramos en serio».

Los lugares más profundos

Víctor Hugo (1802-1885), poeta y novelista durante las revueltas sociales y políticas del siglo xix en Francia, tal vez sea más famoso por su obra clásica Los miserables. Más de un siglo después, una adaptación musical de su novela se convirtió en una de las producciones más populares de nuestra era. Esto no debería sorprendernos. Una vez, dijo: «La música expresa lo que no se puede decir y aquello sobre lo que es imposible guardar silencio».

El lenguaje de la cruz

El pastor Tim Keller dijo: «Nadie aprende quién es por lo que se le dice. Hay que mostrárselo». En un sentido, es como el dicho: «Las acciones hablan más fuerte que las palabras». Los cónyuges se demuestran aprecio al escucharse y amarse. Los padres manifiestan cuánto valoran a los hijos al amarlos y cuidarlos. Los entrenadores les transmiten a los deportistas sobre el potencial que tienen al invertir en su desarrollo. Y los ejemplos continúan. Asimismo, otra clase de acciones comunican mensajes mucho más oscuros.

Instrumentos de paz

Cuando la Primera Guerra Mundial se desató en 1914, el estadista británico Sir Edward Grey declaró: «Se están apagando lámparas por toda Europa; no las veremos encenderse otra vez mientras vivamos». Tenía razón. La guerra dejó veinte millones de muertos y veintiún millones de heridos.

Los dragones de la vida

¿Alguna vez luchaste con un dragón? Si respondiste que no, el escritor Eugene Peterson no concuerda contigo. En su libro Una larga obediencia en la misma dirección, escribió: «Los dragones son proyecciones de nuestros miedos […]. Un campesino que se confronta con un enorme dragón es totalmente superado». Su idea es que la vida está llena de dragones: problemas graves de salud, pérdidas repentinas de trabajo, matrimonios fracasados, hijos descarriados. Contra estos peligros y fragilidades enormes de la vida no podemos luchar solos.

Adioses y holas

Cuando mi hermano David murió repentinamente de un infarto cardíaco, mis perspectivas sobre la vida cambiaron de forma dramática. Era el cuarto de siete hermanos, pero el primero en morir; y lo inesperado de su partida me llevó a reflexionar sobre muchas cosas. Al parecer, a medida que los años nos iban llegando, el futuro de nuestra familia estaría más marcado por pérdidas que por ganancias. Se iba a caracterizar más por adioses que por holas.

Su muerte trae vida

Durante su ministerio en la prisión más violenta de Sudáfrica, Joanna Flanders-Thomas fue testigo del poder de Dios para transformar corazones. En La desaparición de la gracia, Philip Yancey describe dicha experiencia: «Joanna comenzó a visitar a los presos todos los días, llevándoles el sencillo mensaje del evangelio de perdón y reconciliación. Se ganó la confianza de ellos, logró que hablaran de los…

Un desfile de colores

Londres es una de las ciudades más cosmopolitas del mundo. En 1933, el periodista Glyn Roberts escribió sobre la gran capital de Inglaterra: «Todavía pienso que el desfile de personas, colores e idiomas es de lo mejor de Londres». Ese «desfile» aún se ve hoy en la mezcla de olores, sonidos e imágenes de una comunidad global. La belleza de…