Archivos: Marzo 2013

La Dieta de Proverbios

No soy un gran experto en dietas, ya sea la de Atkins, la South Beach, la Subway, o la del Chocolate (yo inventé esa; es mi favorita). Cuando jugaba básquetbol en la universidad, la enfermera de la escuela trataba de engordarme haciéndome comer rosquillas y tomar malteadas. Yo no me quejaba.

He descubierto una dieta que puede ayudarte a ponerte…

Viviendo peligrosamente

He estado viviendo peligrosamente. Hace dos años dejé que expirara la suscripción de mi programa antivirus. No pasó nada malo, así que no la renové. Sin embargo, después de chaberme salvado con las justas unas cuantas veces, finalmente decidí que mejor actualizaba mi suscripción.

Increíblemente, el mismo día que cargué y registré mi nuevo programa de protección, mi computadora fue…

¡Puedes triunfar!

El anuncio en la radio sobre un seminario sonó intrigante. El presentador dijo: «¡Puedes triunfar sobre la muerte… para siempre! Asiste a mi seminario y te mostraré cómo hacerlo». Por un instante, me pregunté qué método daría el orador para vencer la muerte y qué sugeriría. ¿Quizá algo relacionado con una dieta o ejercicios, o congelar el cuerpo? Sin embargo, después de escuchar un poco más, me di cuenta de que había dicho: «Puedes triunfar con la suerte… para siempre».

La lista de personas a quienesno llamar

Justo cuando estás comenzando a cenar, te interrumpe el teléfono. Una persona que habla rápido comienza a contarte acerca de las ventanas de repuesto que su compañía te ofrece para tu hogar con una rebaja del 30%. Amablemente, rechazas su oferta.

Tres minutos después — otra llamada. Esta vez es una organización de servicio policial pidiendo donaciones. Durante el postre,…

Grito de triunfo

Hace poco, leí sobre Aron Ralston, un excursionista que quedó atrapado solo en el fondo de un remoto cañón. Con escasas posibilidades de que lo encontraran y casi sin fuerzas, tuvo que tomar medidas drásticas para sobrevivir. En un momento de dolor insoportable, dio un grito agónico y de triunfo, ya que se había liberado y tendría la posibilidad de escapar y seguir viviendo.

Creer es ver

La mayoría están familiarizados con el viejo cliché: «Si no lo hubiese visto, jamás lo habría creído». Un amigo profesor de ciencia termina sus correos electrónicos a sus amigos creyentes en Jesús dándole un giro a esta frase: «Si no lo hubiese creído, jamás lo habría visto».

Parece extraño que alguien en una profesión que se aferra a la idea…

Y era ya de noche

Durante un viaje de negocios, asistí a una reunión el jueves por la noche, durante Semana Santa; un culto de Comunión y Tinieblas, en una pequeña capilla iluminada con velas. Después de participar del pan y de la copa, se leyó en voz alta un pasaje del Evangelio de Juan, se apagó una vela y cantamos una estrofa de un himno sobre el recorrido de Jesús hacia la cruz. Esto se repitió catorce veces, hasta que la capilla quedó totalmente a oscuras. En silencio, nos arrodillamos para orar, y después, salimos uno tras otro sin hablar.

Exprésate

Cuando David dijo que hiciéramos un ruido gozoso al Señor estaba declarando que la adoración debía ser expresiva al Señor. Expresar nuestras fuertes emociones de manera audible es algo normal — la boca trata de expresar las alabanzas del corazón. Sin embargo, muchos de nosotros hemos sido condicionados para mantenernos apagados y reservados cuando se trata de adorar a Dios.…

Fuera de contexto

Cuando un amigo empezó a hacer afirmaciones desesperadas y sin sentido, la gente se preocupó por él y empezó a consolarlo y a aconsejarlo. Resultó ser que simplemente estaba divirtiéndose mientras citaba letras de canciones fuera de contexto, solo para iniciar una conversación. Sus amigos perdieron el tiempo ofreciéndole ayuda que no necesitaba y consejos que no quería. Las consecuencias de las declaraciones distorsionadas de este muchacho no fueron graves, pero podrían haberlo sido. Al ocupar tiempo para responder a su falsa necesidad, alguien podría haber descuidado una situación realmente grave de otra persona.

Nuevas melodías

Jack y Jo Popjes tenían un serio desafío. La pareja canadiense, misioneros en el noreste del Brasil, habían estado tratando de aprender la música del pueblo Canela por veinte largos años. Habían tenido éxito en traducir la Biblia en su idioma nativo, pero las complejidades de las melodías de este pueblo los tenían perplejos.

Los Popjes se sentaban y escuchaban…