Archivos: julio 2010

Nuestras papitas fritas de cada día

¿Cuál es tu refrigerio favorito? ¿Las papitas fritas? ¿Las galletitas? ¿Los dulces? ¿El chocolate, en cualquiera de sus formas?
Elisabet, una estudiante universitaria de segundo año, admite que el refrigerio que más le gusta comer después de clases es una orden bien grande de papitas fritas. Elisabet dice: «Las como todos los días. Es la comida de la que nunca…

Mi Señor

El día que Jesús resucitó, se les apareció a Sus discípulos y les mostró Sus manos y Sus pies. Se nos dice que, en un primer momento, el gozo que tenían les impidió creer, ya que parecía demasiado maravilloso para ser cierto (Lucas 24:40-41). Tomás no estaba con ellos, pero a él también le resultó difícil creer hasta que lo vio con sus propios ojos. Cuando Jesús se le apareció y le dijo que pusiera sus dedos en los agujeros de los clavos y la mano en Su costado, Tomás exclamó: «¡Señor mío, y Dios mío!» (Juan 20:28).

Una cita mal citada

En el primer capítulo de Tom Sawyer, Mark Twain creó una interesante conversación entre Tom Sawyer y Huck Finn que refleja con precisión la naturaleza humana. Tom trató de persuadir a su amigo Huck para que lo
acompañara en su plan de formar una banda de ladrones. Entre otras cosas audaces, iban a tomar rehenes, igual que lo solían hacer…

Isla de residuos

El otro día me encontré con un informe preocupante sobre personas que piensan que es correcto usar el océano como un basurero gigante. Esto es parte de lo que decía: «Si usted ve esta asombrosa pila de plástico flotando en el Océano Pacífico, se llama “El Gran Basural del Pacífico”. Representa tres millones de toneladas de residuos plásticos que flotan en una superficie mayor que la de Texas. ¡Un paisaje llamativo formado por 46.000 trozos de plástico flotando en alrededor de 2.500 kilómetros cuadrados de océano!». Otras fuentes estiman que la cantidad de basura es aun mayor. El plástico es particularmente perjudicial porque no se recicla.

Sinceramente equivocado

Shoichi Yokoi prestó servicio como soldado del Ejército Imperial Japonés. Pero cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, no se enteró, y siguió viviendo bajo el código que había aprendido: «Nunca rendirse».
Subsistiendo con una dieta de nueces, frutillas, ranas, caracoles y ratas, y vistiéndose de lo que tejía con la corteza de los árboles, Yokoi permaneció en las remotas junglas…

Muestra tus colores

Estaba entusiasmado por ir a ver el encuentro de béisbol entre los Tigers de Detroit y los White Sox de Chicago. Esa mañana, antes de ir al estadio del equipo contrincante, me puse con todo orgullo mi camiseta de los Tigers. No obstante, tuve que ponerme un abrigo encima de la camiseta de mi equipo porque hacía frío. Eso hizo que me sintiera frustrada porque ninguna persona que estuviera presente en el estadio U.S. Celular Field podría ver a qué equipo había ido a alentar. Nadie se enteraría de que era fanática de los Tigers. Después de que el encuentro se pospusiera durante tres horas a causa de la lluvia, finalmente comenzó y pude demostrar a toda voz mi lealtad alentando a mi equipo.

¡Dios es fiel!

Mi compañero de cuarto en la universidad era un poquito raro. Estaba comprometido con una chica muy graciosa que vivía a casi 1.300 kilómetros de
distancia, y siempre estaba preocupado pensando si ella todavía estaría enamorada de él o no. Veía a otra muchacha en el campus y la «observaba»; luego se ponía frenético de preocupación pensando que tal vez…

Reparación experta

Si alguna vez trataste de arreglar algo y no pudiste, te gustará un cartel que vi fuera de un taller de reparaciones de automóviles: Arreglaremos todo lo que su esposo arregló. Ya sea que el problema sea el coche, las cañerías o un artefacto del hogar, por lo general, es mejor que lo arregle alguien que está capacitado y que es confiable.

Derretido de mente

¿Algunas vez se te ha derretido la mente?
La mente se derrite cuando uno se preocupa demasiado por las cosas que no están bajo su control. Tomemos a Rita Rupp como ejemplo.
Rita y su esposo, Floyd, hace poco viajaron en auto al otro lado del país, desde Oklahoma a Nueva York. Puesto que es una persona hogareña (y se…

Lecciones de obediencia

Cuando el pequeño Kofi regresó a casa después de la escuela dominical, su mamá le preguntó qué había aprendido esa mañana. Su rápida respuesta expresó un cúmulo de cosas: «Sobre la obediencia… ¡otra vez!».

¡Es contagioso!

Un amigo mío fue confrontado por un predicador callejero que llevaba un cartel en el campus de la universidad. Mi amigo, estudiante de la misma universidad, había sido salvo solamente 2 años atrás y no sabía muy bien qué pensar respecto a la situación.
Había encontrado predicadores ambulantes antes. Los había escuchado vocear el mensaje de salvación o de juicio…

Lección de Erin

La vida de Erin era muy distinta a la de la mayoría de los niños de ocho años. Mientras otros corrían, jugaban y tomaban helado, Erin yacía en una cama, se alimentaba por un tubo y casi no podía ver ni oír. Su vida consistía de jeringas, enfermeras y visitas al hospital mientras batallaba contra permanentes enfermedades y profundas discapacidades.

Cómo evitar ser un fracasado

¡Caray! ¡Qué chica tan fracasada! Una vez oí a una muchacha decir eso de otra.
«¿Qué la hace fracasada?» —pregunté.
«Pues, ya sabes, ella… como que… no está en nada. Su ropa, la manera en que actúa con los chicos. Ella… como que no tiene ni idea.»
Unos días más tarde recibí un mensaje por correo electrónico de un muchacho…

Con la mirada fija

Una y otra vez, mi instructor para aprender a conducir decía estas tres palabras: «Mira al frente». Esta era su manera de decirme que fijara la vista en el horizonte, no sólo en lo que me rodeaba a poca distancia. Los conductores que se la pasan mirando hacia la derecha o la izquierda es muy probable que terminen en una zanja.

Limpieza de baños

Brian no era cristiano, pero algunos creyentes se pueden identificar con él. Tenía una actitud bien mala, y la oscura rutina de la vida marinera sólo aumentaba su irritación.
El problema era sencillo. Junto con otros marineros de bajo rango, Brian tenía que limpiar los baños. Los lavamanos quedaban tan desordenados que uno pensaría que, bueno, que los usaban 30…