Our Authors

ver todo

Articles by Cindy Hess Kasper

Amar aprender

Cuando le preguntaron cómo se había vuelto periodista, un hombre contó sobre la dedicación de su madre para que él aprendiera. Cada día, cuando viajaba en el metro, recogía los periódicos que dejaban en los asientos y se los daba a él. Aunque lo que más le gustaba eran los deportes, también empezó a saber sobre el mundo, lo que finalmente aumentó su interés en muchos temas diversos.

Ilustrar las Escrituras

Los azulejos decorativos azules y blancos que suelen encontrarse en las casas holandesas representan escenas familiares de los Países Bajos: paisajes hermosos, molinos pintorescos, y personas trabajando y jugando.

Días lluviosos

Cuando pequeños negocios en Tennessee fueron cerrados abruptamente en un intento de detener la COVID-19, los dueños se preocuparon por sus empleados, los alquileres y la forma de sobrevivir a la crisis. En respuesta, el pastor de una iglesia cercana a Nashville propuso la iniciativa de proveer dinero en efectivo a los afectados.

Derrumbado interiormente

Cuando yo era adolescente, mi mamá pintó un mural en la pared de nuestra sala de estar, que permaneció allí varios años. Era un antiguo templo griego en ruinas con columnas blancas en los costados, una fuente desmoronada y una estatua quebrada. Cuando miraba la estructura helénica que previamente había sido tan bella, trataba de imaginar qué la había destruido. Era curiosa, especialmente cuando empecé a estudiar sobre la tragedia de grandes civilizaciones que se habían deteriorado y derrumbado desde su interior.

Hombre de oración

Mi familia recuerda a mi abuelo Dierking como un hombre de fe y oración sólidas. Sin embargo, no siempre fue así. Mi tía recuerda la primera vez que su padre le anunció a la familia: «Vamos a empezar a dar gracias a Dios antes de comer». Su primera oración no fue para nada elocuente, pero el abuelo continuó con esa práctica durante los siguientes 50 años; y a menudo, oraba a lo largo del día. Cuando murió, mi esposo le regaló a mi abuela una «planta de la oración» en honor al abuelo. Su decisión de seguir a Dios y hablar con Él cada día lo transformó en un siervo fiel de Cristo.

Dios conoce tu historia

Mientras volvía en auto a casa con mi mejor amiga, le di gracias en voz alta a Dios por ella. Me conoce y me ama a pesar de cosas que no me gustan sobre mí, y me acepta como soy: con mis peculiaridades, mis hábitos y mis fallas. Aun así, hay partes de mi historia que me cuesta compartir incluso con ella y con otros a quienes amo… momentos donde claramente no he sido ninguna heroína, sino crítica, cruel o fría.

El gozo que Dios da

Cuando Marcia está en público, siempre trata de sonreírles a los demás. Es su manera de alcanzar a quienes tal vez necesiten ver un rostro amigable. Casi siempre, le devuelven la sonrisa. Pero en una época en la que ordenaron llevar una máscara, se dio cuenta de que la gente no podía verle la boca, y en consecuencia, su sonrisa. Es triste —pensó—, pero seguiré haciéndolo. Tal vez vean en mis ojos que estoy sonriendo.

¿Qué planes tienes?

El joven Carlos estaba ansioso por asistir becado a la universidad que había elegido. En la secundaria, había participado en un ministerio entre los estudiantes, y deseaba hacer lo mismo en el nuevo entorno. Había ahorrado dinero y tenía perspectivas de un excelente trabajo nuevo. Estableció algunas grandes metas, y todo iba saliendo exactamente como había planeado.

A toda prueba

El 28 de enero de 1986, el transbordador espacial Challenger se desintegró 73 segundos después de despegar. En un discurso de consuelo a la nación, el presidente Reagan citó el poema «Alto vuelo», sobre «la inviolable santidad del espacio», y la sensación de extender la mano y tocar «el rostro de Dios».

Corrección amorosa

Por más de 50 años, mi papá se esforzó por ser un excelente editor. Su pasión no era tan solo buscar errores, sino mejorar la claridad, lógica, fluidez y gramática de los textos. Usaba un bolígrafo verde para las correcciones, en lugar de rojo. El verde lo hacía más «amigable», mientras que el rojo podía asustar a un escritor novato o inseguro. Su objetivo era señalar amablemente una forma mejor.