Noticias y blog

Cuando la vida da un giro inesperado…

 

«Vamos a prescindir de su trabajo». Hace una década, estas palabras me dejaron tambaleando cuando la compañía para la que trabajaba eliminó mi cargo. Me sentí destruida porque, en parte, mi identidad estaba sumamente entrelazada con mi papel como editora. Hace poco, sentí una tristeza similar cuando escuché que mi labor como trabajadora independiente se terminaba. Pero, esta vez, no sentí que se me movía el piso, ya que, con el tiempo, he visto la fidelidad de Dios y su manera de transformar mi tristeza en gozo.

Aunque vivimos en un mundo caído donde experimentamos angustias y frustraciones, el Señor puede cambiar nuestra desesperación en gozo, como vemos en la profecía de Isaías sobre la venida del Cristo (ISAÍAS 61:1-3). El Señor nos da esperanza en la desilusión, nos ayuda a perdonar cuando pensamos que no podemos, nos enseña que nuestra identidad está en Él y no en lo que hacemos, y nos anima frente a un futuro desconocido.

Cuando enfrentamos una pérdida, es normal que lo lamentemos, pero debemos impedir que la situación nos amargue o endurezca. Cuando recordamos la fidelidad del Señor a través de los años, sabemos que su gracia es suficiente para volver a cambiar nuestra tristeza en gozo, y que Él puede hacerlo. —Amy Boucher Pye

Dios puede convertir los momentos de angustia en etapas de crecimiento

Devocionales fuerzas armadas

 

En coordinación con la Asociación de Militares y Policías Cristianos del Perú, Ministerios Nuestro Pan Diario hizo llegar devocionales de la “Edición Especial de Fuerzas Armadas” para que sean entregados a militares, policías y, también, en hospitales de las FF.AA del Perú.

 

En esta oportunidad los materiales fueron distribuidos en el Hospital Geriátrico del Ejército Peruano, ubicado en el distrito de Chorrillos, donde se atienden oficiales y auxiliares del ejército de la tercera edad.

 

A los pacientes se les ofrece una atención integral y personalizada que incluye distintos servicios y talleres para motivar a los adultos mayores a sentirse independientes.

 

Se compartió el evangelio y obsequió los devocionales a aproximadamente 50 personas que se encontraban en los diferentes ambientes del área de rehabilitación, realizando sus terapias fonoaudiológicas y fisioterápicas.

 

Aquí el texto de agradecimiento que nos hicieron llegar con motivo de la entrega de los materiales:

 

…asimismo agradecerle por el aporte de material didáctico que nos hicieron llegar, el mismo que es de mucha ayuda espiritual a nuestra Asociación de Militares y Policías Cristianos para los programas evangelísticos que desarrollamos a nivel nacional, en las Escuelas Militares y Policiales, como también en los Hospitales, los cuales han sido de mucha bendición para las personas que lo han recibido…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

¿Qué es lo más importante en el mundo para ti?

 

Por nuestros horarios y actividades, pasamos poco tiempo juntos durante la semana.

Cuando compré una copia de la edición anual de Nuestro Pan Diario, empecé a leer las meditaciones y a tener un tiempo de comunión con Dios. Al tiempo, mi esposa comenzó a interesarse y empezamos a tener el devocional juntos. Fue tan beneficioso que decidimos compartirlo con nuestros hijos.

Por la mañana, hacíamos el devocional con nuestro hijo durante el desayuno; y por la noche, con nuestra hija cuando regresaba. Y los fines de semana, lo hacíamos los cuatro juntos. Eran momentos tan preciosos cuando, como familia, orábamos y meditábamos en la Palabra del Señor, que mi hija decidió levantarse más temprano para que hiciéramos el devocional juntos durante el desayuno.

Puedo decir que esto ha cambiado nuestras vidas. Estamos más unidos, más atentos a las necesidades de los demás y en armonía con el Señor. Buscar a Dios como familia fue la bendición más grande que Dios nos podría otorgar. Gracias por ser una herramienta usada por Dios para acercamos a Él. Ahora, hasta parece que tenemos más tiempo durante la semana para estar juntos y celebrar la bendición de ser una familia. —Ezequiel, Brasil