Our Authors

ver todo

Articles by Elisa Morgan

Orar como Jesús

Toda moneda tiene dos lados. La parte de adelante se llama «cara», y desde los antiguos tiempos romanos, muchas veces presentaba al jefe de estado de un país. El reverso se llama «ceca», un término que proviene de una voz árabe que significa moneda.

Como en las monedas, la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní tiene dos lados. En…

La campana

Desde niño, Javier soñaba con ser miembro de la Marina de su país; lo que lo llevó a años de disciplina física y sacrificio personal. Al final, enfrentó rigurosas pruebas de fuerza y resistencia, incluido lo que los novatos llaman la «semana infernal».

Javier no pudo completar el agotador entrenamiento, y de mala gana tocó una campana para informar al comandante…

Un llamado a dejar todo

Cuando era joven, me imaginaba casada con mi novio de la escuela secundaria… hasta que cortamos. El futuro se me presentaba vacío y luchaba con qué hacer de mi vida. Por fin, sentí que Dios me guiaba a servirlo sirviendo a otros, y me inscribí en un seminario. Entonces, la realidad me enfrentó con dureza al tener que dejar mis…

Amor herido

Carla había llamado… le había enviado un mensaje. Ahora, estaba a la puerta de la casa de su hermano, sin lograr que le contestara. Deprimido y luchando con una adicción, se había aislado. En un intento desesperado de acercarse a él,
Carla había reunido varias de sus comidas favoritas, acompañándolas con versículos bíblicos alentadores, y bajó la bolsa por encima de la cerca.…

Recipientes limpios

«El odio corroe el recipiente que lo contiene», dijo el exsenador Alan Simpson en el funeral de George H. W. Bush. En un intento de describir la bondad de su querido amigo, recordó cómo el expresidente de los Estados Unidos prefería el humor y el amor en lugar del odio, tanto en su liderazgo como en sus relaciones interpersonales.

Me…

Historias de cicatrices

La mariposa iba y venía entre los pensamientos, las hermosas flores de mi madre. Cuando yo era niña, anhelaba atraparlas. Corrí del jardín a la cocina para agarrar una jarra de vidrio, pero en el apuro, tropecé y me caí sobre el piso de cemento del patio. La jarra se hizo añicos y dejó mi muñeca con un horrible corte que requirió 18 puntos para cerrarlo. Hoy, la cicatriz se extiende como una oruga por mi muñeca relatando la historia, tanto de la herida como de su cura.

Un legado duradero

Tomás Edison inventó la primera bombilla de luz eléctrica. Jonás Salk desarrolló una efectiva vacuna contra la poliomielitis. Amy Charmichael escribió muchos de los himnos que cantamos en la iglesia. ¿Y tú? ¿Por qué estás en este mundo? ¿En qué invertirás tu vida?

Cada historia susurra su nombre

Abrí la Biblia imaginativamente ilustrada para niños y empecé a leerle a mi nieto. De inmediato, quedamos fascinados con la historia del amor y la provisión de Dios desplegada en prosa. Luego, cerré el libro y volví a leer el título: Biblia de historias de Jesús: Cada historia susurra su nombre.

Lección con figuras de palitos

Mi analista dibujó una figura de palitos. La rotuló el individuo «privado». Después, dibujó un círculo a su alrededor, apenas más grande, y lo llamó el individuo «público». La diferencia entre las dos figuras representa nuestro grado de integridad.

Abrazo de «Oso»

«Oso» era un regalo para mi nieto; un montón de amor con la forma de un animal gigante de peluche. ¿La respuesta del pequeño? Primero, duda. Luego, un asombro enorme. Y después, una curiosidad que llevaba a una resuelta exploración. Metió su dedo rollizo en la nariz de Oso, y cuando este tambaleó y cayó en sus brazos, respondió con alegría, alegría, ¡ALEGRÍA! Mi nieto apoyó su cabeza sobre el pecho mullido de Oso y lo abrazó con fuerza. Unos preciosos hoyitos aparecieron en sus mejillas mientras sonreía y se acurrucaba en su pecho blando y suave. Con inocencia y naturalidad, sintió que Oso lo amaba, y se lo retribuyó con todo su corazón.