Our Authors

ver todo

Articles by Elisa Morgan

Profundidades del amor

Dylan McCoy, de tres años de edad, acababa de aprender a nadar cuando cayó a través de una chapa deteriorada que tapaba un pozo de 12 metros de profundidad en el patio de su abuelo. Dylan se las arregló para mantenerse a flote hasta que su padre bajó a rescatarlo. Los bomberos llevaron sogas para sacar al niño, pero el padre estaba tan desesperado por su hijo que ya había bajado por las piedras resbaladizas, para asegurarse de que estuviera bien.

Busca el delicado pasto verde

El capitán anunció con voz seria otro retraso. Apretada en mi asiento en un avión que ya había estado inmóvil dos horas, me fastidié, frustrada. Después de una semana de trabajo en otra ciudad, anhelaba descansar cómoda en casa. ¿Cuánto tiempo faltaba? Mientras miraba por la ventanilla cubierta de gotas de lluvia, noté un solitario triángulo de delicado pasto verde en un espacio entre el cemento de las pistas. ¡Qué paisaje tan raro en medio de todo aquel concreto!

Sacar la intrusa

Acababa de amanecer cuando mi esposo se levantó y fue a la cocina. Vi que encendió la luz y la apagó, y me pregunté por qué. Entonces, recordé que la mañana anterior yo había gritado al ver una «intrusa» sobre la mesada de la cocina. Traducido: una criatura desagradable de seis patas. Mi esposo sabía de mi paranoia, y llegó de inmediato para sacarla. Esa mañana, se había levantado más temprano para asegurarse de que no hubiera ningún insecto y yo pudiera entrar sin preocuparme. ¡Qué gran muchacho!

La galería de los susurros

En la cúpula de la Catedral de San Pablo, en Londres, los visitantes pueden subir 259 escalones hasta la Galería de los Susurros, donde uno puede susurrar palabras que otros podrán oír en toda la circunferencia de la pasarela y hasta unos 30 metros de distancia. Los ingenieros explican que esto se debe a la forma esférica de la cúpula y las ondas de baja intensidad de los susurros.

Suficientemente grande

Mi nieto corrió hacia la fila de la montaña rusa y puso su espalda contra la señal de altura para ver si era lo suficientemente grande para subir. Gritó de alegría al ver que superaba la marca.

Gran parte de la vida se trata de ser lo suficientemente «grande», ¿no? Pasar de la silla para auto al cinturón de seguridad y…

Los huevos y la oración

Fuera de la ventana de mi cocina, una petirrojo construyó su nido bajo el alero del techo del patio. Me encantaba verla convertir la hierba en un lugar seguro, y luego, acomodarse para incubar los huevos. Cada mañana, evaluaba el progreso, pero nada. Los huevos de petirrojo tardan dos semanas en romper el cascarón.

La impaciencia no es nueva para mí.…

Escogido para perdonar

En la mitad de sus estudios secundarios, Patrick Ireland sintió por primera vez que Dios lo había escogido para algo. ¿Pero para qué? Luego de sobrevivir a la horrorosa masacre en la escuela secundaria Columbine (Colorado, E.E. U.U.), donde 13 estudiantes fueron asesinados y 24 quedaron heridos —él, entre ellos—, comenzó a descubrir la respuesta.

Durante su larga recuperación, Patrick aprendió…

El Jesús sonriente

Si tuvieras que representar a Jesús en una película, ¿cómo abordarías el papel? Este fue el desafío que enfrentó Bruce Marchiano, quien interpretó a Jesús en el filme Mateo, en 1993. Como sabía que millones de espectadores sacarían conclusiones sobre Jesús con base en su trabajo, el peso de reflejar «correctamente» a Cristo le resultaba abrumador. Cayó de rodillas en…

Orar como Jesús

Toda moneda tiene dos lados. La parte de adelante se llama «cara», y desde los antiguos tiempos romanos, muchas veces presentaba al jefe de estado de un país. El reverso se llama «ceca», un término que proviene de una voz árabe que significa moneda.

Como en las monedas, la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní tiene dos lados. En…

La campana

Desde niño, Javier soñaba con ser miembro de la Marina de su país; lo que lo llevó a años de disciplina física y sacrificio personal. Al final, enfrentó rigurosas pruebas de fuerza y resistencia, incluido lo que los novatos llaman la «semana infernal».

Javier no pudo completar el agotador entrenamiento, y de mala gana tocó una campana para informar al comandante…