Our Authors

ver todo

Articles by Xochitl Dixon

Oraciones en la playa

Durante un viaje para celebrar nuestro 25.° aniversario, mi esposo y yo leíamos nuestras Biblias en la playa. Cuando los vendedores pasaban y nos ofrecían sus mercancías, les agradecíamos, pero no compramos nada. Uno de ellos, Fernando, sonrió ante mi negativa e insistió en que compráramos regalos para los amigos. Después de rechazar su invitación, él tomó las cosas y empezó a irse… aún con una sonrisa. «Oro a Dios para que bendiga su día», le dije.

Esfuerzo conjunto

Mi esposo estaba parado debajo de las luces que iluminaban el campo de juego. Cuando un jugador del otro equipo bateó la pelota, él corrió a toda velocidad hacia el rincón más oscuro de la cancha para atraparla y chocó contra la baranda de hierro. Esa noche, mientras le daba una bolsa de hielo, pregunté: «¿Estás bien?». Se frotó el hombro y dijo: «Me sentiría mejor si mis compañeros me hubiesen advertido que me acercaba a la baranda». Los equipos funcionan mejor cuando trabajan juntos. Y así también podrían evitarse lesiones.

Recuerdos cementados por Dios

Cuando mi hijo adulto enfrentó una situación difícil, le recordé sobre el cuidado y la provisión constantes de Dios mientras su padre estuvo sin empleo. Mencioné la fortaleza y la paz que el Señor dio a nuestra familia cuando mi madre peleó y perdió su lucha contra la leucemia. Señalé algunas historias de la fidelidad de Dios en la Biblia, y resalté que Él siempre cumplía su palabra. Lo guié por el sendero de recuerdos cementados por Dios que demostraban que, tanto en las luchas como en las celebraciones, la presencia, el amor y la gracia de Dios bastan.

Dios entiende

Después de mudarse, Diego, de siete años, se quejaba mientras se preparaba para un campamento de verano en su nueva escuela. La madre lo alentaba asegurándole que entendía que el cambio era duro. Una mañana, el enojo del niño parecía exagerado. Compasivamente, ella le preguntó: «Hijo, ¿qué es lo que más te molesta?». Mirando por la ventana, él se encogió de hombres y dijo: «No lo sé, mamá. Siento muchas cosas».

Trabajar con Dios

Durante su visita a México en 1962, Bill Ashe ayudó a reparar bombas manuales de molinos de viento en un orfanato. Quince años después, inspirado por un profundo deseo de servir a Dios —ayudando a suministrar agua potable a aldeas necesitadas—, Bill fundó una organización sin fines de lucro. Dijo: «Dios me estimuló a “sacar el mayor provecho del tiempo”…

El borrador de deudas

Lectura: Salmo 103:1-12
Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. —Salmo 103:12
Retuve las lágrimas mientras revisaba la factura del médico. Debido a la enorme reducción del salario de mi esposo, des- pués de un extenso período de desempleo, solo pagar la mitad
de la deuda requeriría años de pequeñas cuotas mensuales. Oré antes…

El borrador de deudas

Lectura: Salmo 103:1-12
Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones. —Salmo 103:12

Retuve las lágrimas mientras revisaba la factura del médico. Debido a la enorme reducción del salario de mi esposo, des- pués de un extenso período de desempleo, solo pagar la mitad
de la deuda requeriría años de pequeñas cuotas mensuales. Oré antes…

La misericordia de Dios en acción

Mi enojo se activó cuando una mujer me maltrató, me culpó y murmuró de mí. Yo quería que todos supieran lo que ella había hecho; que sufriera como yo por su comportamiento. Volaba de resentimiento, hasta que un dolor de cabeza me perforó las sienes. Pero cuando empecé a orar para que se me fuera el dolor, el Espíritu Santo…

Luz en la oscuridad

Una tormenta severa pasó por nuestra nueva ciudad, lo que dejó mucha humedad y cielos oscuros. Llevé a nuestra perra Callie a dar un paseo por la noche. Los crecientes desafíos de nuestra mudanza a otra parte del país me agobiaban la mente. Frustrada por las innumerables cosas fuera de nuestras expectativas, me detuve para dejar que Callie husmeara la…

Fe profundamente arraigada

La encina estuvo junto a la iglesia Basking Ridge, en Nueva Jersey, por más de 600 años, hasta que tuvieron que removerla. En su mejor momento, sus onduladas ramas se extendían vigorosas. El sol atravesaba sus hojas y bellotas, creando reflejos danzantes de luz en la sombra. Pero bajo la superficie yacía su verdadera magnificencia: su sistema de raíces. La…