Our Authors

ver todo

Articles by Poh Fang Chia

¿A qué no puedes renunciar?


«¿A qué cosa no puedes renunciar?», preguntó el presentador de radio. Los oyentes llamaban, dando respuestas interesantes. Algunos mencionaron a sus familias; incluso un esposo compartió recuerdos de su esposa fallecida. Otros dijeron que no podían renunciar a sus sueños, como ganarse la vida con la música o llegar a ser madre. Todos tenemos algo que atesoramos, que no podemos dejar: una persona, una pasión, un bien.


Año nuevo, prioridades nuevas


Siempre quise aprender a tocar el violonchelo, pero nunca encontré tiempo para tomar clases. O más precisamente, nunca me hice de tiempo. Pensé que tal vez en el cielo, pueda dominar ese instrumento. Mientras tanto, quise enfocarme en usar mi tiempo en las formas específicas en que Dios me ha llamado a servirle ahora.


De vergüenza a honor

Llega la época del año en que las familias se reúnen para celebrar. Sin embargo, algunos tememos encontrarnos con parientes «preocupados» cuyas preguntas pueden hacer que los que siguen solteros o los que no tienen hijos no tengan ganas de verlos.

La mano escondida de Dios

Un amigo mío fue adoptado por una pareja norteamericana que salió a la obra misionera en Ghana. Cuando volvieron a Estados Unidos, él empezó la universidad, pero tuvo que abandonarla. Luego, se alistó en el ejército, lo cual lo ayudó a pagar sus estudios y lo llevó por todo el mundo. Dios estaba obrando en todo eso, preparándolo para un rol especial. Actualmente, escribe y edita literatura cristiana para una audiencia internacional.

Esperanza en la oscuridad

Según una leyenda, Qu Yuan era un funcionario sabio y patriota del gobierno chino, que vivió durante el período conocido como Reinos Combatientes (475-246 a.C.). Se dice que trató varias veces de advertirle a su rey de la inminente amenaza que destruiría el país, pero que el rey rechazó su consejo. Finalmente, Qu Yuan fue exiliado. Cuando se enteró de la caída de su amado país a manos del enemigo del cual había advertido, se quitó la vida.

¿Hay Wi-Fi?

Mientras me preparaba para un viaje misionero con unos jóvenes, la pregunta más frecuente era: «¿Hay Wi-Fi?». Y yo les aseguraba que sí. Así que, ¡imagínense las quejas y los lamentos cuando, una noche, se perdió la conexión!

Cuando se hunde el piso

En 1997, durante la crisis financiera en Asia, había más personas buscando trabajo que empleos disponibles. Yo era una de ellas. Después de nueve meses de ansiedad, conseguí trabajo de redactora, pero la compañía empezó con problemas y volví a quedar desempleada.

Un mundo perfecto

A Catalina le asignaron la tarea escolar de escribir un ensayo titulado «Mi mundo perfecto». Escribió: «En mi mundo perfecto, […] el helado es gratis, los dulces están por todas partes, y el cielo está azul todo el tiempo y con unas pocas nubes de formas interesantes». Luego, su ensayo se volvió más serio. Continuó diciendo que, en ese mundo: «Nadie regresará a casa con malas noticias. Y nadie tendrá que estar encargado de darlas».

Vueltas y vueltas en la cama

¿Qué te mantiene despierto durante la noche? Últimamente, no puedo dormir. Doy vueltas en la cama, tratando de encontrar una solución a algún asunto. Al final, ¡empiezo a preocuparme, ya que temo no descansar lo suficiente para enfrentar los desafíos del nuevo día!

La fe de la viuda

Es noche cerrada cuando Ah-pi empieza su día. Otros en la aldea se despertarán pronto para ir a la plantación de caucho. La cosecha de látex es una de las fuentes de ingreso más importantes para la gente de Hongzhuang, en China. Para obtener la mayor cantidad posible, los árboles deben ser golpeteados muy temprano, antes de que amanezca. Ah-pi hará eso, pero, primero, pasará un tiempo en comunión con Dios.