Our Authors

ver todo

Articles by Mart De Haan

El Nombre de nombres

El nombre de Antonio Stradivari (1644-1737) es legendario en el mundo de la música. Sus violines, chelos y violas son tan apreciados por su artesanía y claridad de sonido que muchos han recibido su propio nombre. Uno de ellos, por ejemplo, se conoce como Stradivarius El Mesías. Después de haberlo tocado en él, el violinista Joseph Joachim escribió: «El sonido del Strad, ese “Messie” singular, vuelve una y otra vez a mi mente, con su combinación de dulzura y grandeza».

Ver la luz

En las calles de Los Ángeles, un hombre sin techo que luchaba contra las adicciones entró en una misión de rescate para pedir ayuda. Así comenzó el largo recorrido de Brian para recuperarse.

Cantar en el Espíritu

Durante los avivamientos en Gales a principios del siglo xx, el autor y maestro bíblico G. Campbell Morgan describió lo que observaba. Estaba seguro de que la presencia del Espíritu Santo de Dios se movía en «ondulantes olas de canciones sacras». Había visto en las reuniones la influencia unificadora de la música, que despertaba plegarias, confesiones y cantos espontáneos. Si la emoción hacía que una persona orara demasiado largo o hablara de una manera que no hacía eco en los demás, alguien comenzaba a cantar suavemente. Luego, otros se le sumaban, y el coro aumentaba de volumen hasta ahogar todos los demás ruidos.

Mudanzas del corazón


Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, los ciudadanos se mudan de un lugar a otro un promedio de once a doce veces durante toda su vida. Hace poco, 28.000.000 de personas empacaron, se mudaron y desempacaron bajo un nuevo techo.


La gloria más grande


Augusto César es recordado como el primero y más grande emperador romano. Con habilidad política y poder militar, eliminó a sus enemigos, expandió el imperio y transformó la desordenada Roma en una ciudad de templos y estatuas de mármol. Los romanos se referían a él como el padre divino y el salvador del género humano. Al concluir sus 40 años de reinado, sus últimas palabras oficiales fueron: «Encontré Roma una ciudad de arcilla, pero la dejé una ciudad de mármol». Sin embargo, según su esposa, sus últimas palabras fueron: «¿Hice bien mi papel? Entonces, aplaudan cuando salgo».


Canción de amor celestial

En 1936, el músico Billy Hill lanzó una canción popular titulada «La gloria del amor». En poco tiempo, toda una nación cantaba sobre el gozo de hacer aun cosas pequeñas unos por otros por amor. Cincuenta años después, Peter Cetera escribió una canción más romántica con un título similar, donde imaginaba a dos personas que vivían para siempre juntas y haciendo todo para gloria del amor.

Mira tu ciudad

«Mira nuestra ciudad como nosotros la miramos». Un grupo de desarrollo urbano en Detroit, Michigan, usó este eslogan para lanzar su visión para el futuro de la ciudad. Pero el proyecto se detuvo repentinamente cuando personas de la comunidad notaron que faltaba algo en la campaña: los afroamericanos, quienes son mayoría en la población y entre los trabajadores, no aparecían entre los rostros blancos que se mostraban en los carteles, estandartes y publicidades.

Aceptar los desacuerdos

Recuerdo escuchar a mi padre hablar sobre lo difícil que era alejarse de argumentos interminables sobre las diferentes interpretaciones de la Biblia. Pero también, relataba lo bueno que era cuando ambas partes estaban de acuerdo en aceptar los desacuerdos.

Caminos inesperados

En 1986, Levan Merritt, de cinco años de edad, cayó en el recinto de los gorilas en el zoológico de Jersey, en Inglaterra. Cuando los padres y los espectadores gritaban por ayuda, un macho adulto espalda plateada, llamado Jambo, se interpuso entre el niño inmóvil y otros gorilas, y empezó a palmear suavemente la espalda del niño. Cuando Levan comenzó a llorar, Jambo llevó a los otros gorilas a sus encierros, mientras los guardias fueron al rescate. Más de 30 años después, Levan todavía habla de Jambo, el gigante bueno; su ángel guardián que actuó de una manera asombrosamente inesperada, y que cambió para siempre su concepto de los gorilas.

Amnesia

Los servicios de emergencia en Carlsbad, California, rescataron a una mujer con acento australiano, que no podía recordar quién era. Como sufría de amnesia y no tenía identificación, no podía dar su nombre ni decir de dónde venía. Se requirió de ayuda médica y de los medios de comunicación para que recuperara la salud, contara su historia y se reuniera con su familia.