Our Authors

ver todo

Articles by Mart De Haan

Héroes, tiranos y Jesús

Beethoven estaba enojado. Quería llamar a su tercera sinfonía «La Bonaparte», ya que consideraba a Napoleón un héroe del pueblo y defensor de la libertad. Pero cuando el general francés se declaró emperador, Beethoven cambió de opinión. Denunció a su antiguo héroe como canalla y tirano, y borró su nombre de la partitura original.

Sal en la herida

Durante la edad dorada de la radio, Fred Allen usaba el pesimismo humorístico para hacer sonreír a una generación que vivía en las sombras de la depresión económica y la guerra. Su sentido del humor nació del dolor personal. Perdió a su madre a los tres años, y luego lo separaron de su padre adicto. Una vez, rescató a un joven del tráfico intenso de una calle de Nueva York, diciéndole una frase memorable: «¿Qué te pasa, muchacho? ¿No quieres crecer y tener problemas?».

El poder del evangelio

La antigua Roma tenía su propia versión del «evangelio», la buena noticia. Según el poeta Virgilio, Zeus, el rey de los dioses, había decretado para los romanos un reino sin fronteras. Los dioses habían elegido a Augusto como el hijo divino y salvador del mundo al dar inicio a una era dorada de paz y prosperidad.

La sinfonía más maravillosa

Cuando la BBC Music Magazine preguntó a 151 de los principales directores de orquesta del mundo que enumeraran lo que consideraban las 20 sinfonías más maravillosas, la Tercera de Beethoven, Heroica, encabezó la lista. Fue escrita durante la agitación política de la Revolución Francesa, pero también surgió de la propia lucha de Beethoven mientras perdía lentamente la audición. Evoca los vaivenes emocionales extremos de lo que significa ser humano al enfrentar desafíos. Con sus oscilaciones entre felicidad, tristeza y final triunfo, se la considera un tributo inmortal al espíritu humano.

Maravilla invisible

En el ocaso de su vida, los pensamientos de la Sra. Goodrich aparecían y se perdían junto con los recuerdos de una vida intensa y llena de gracia. Sentada al lado de una ventana que daba a la gran bahía Traverse, en Michigan, tomó su libreta. En palabras que poco después no reconocería que eran suyas, escribió: «Aquí estoy en mi sillón favorito, y mi corazón flota. La olas golpeadas por el sol allí abajo en el agua se mueven constantemente… no sé hasta dónde. ¡Pero te doy gracias, querido Padre en las alturas, por tus bendiciones innumerables y tu amor eterno! Siempre me asombra pensar cómo puede ser que esté tan enamorada de Alguien a quien no puedo ver».

Ser humano

«Señor Singerman, ¿por qué llora?», preguntó el joven aprendiz mientras observaba a su maestro que elaboraba una caja de madera.

¿Buen tiro?

Cuando Bambi, de Walt Disney, fue reeditada, madres y padres evocaron con sus hijos recuerdos de su niñez. Una joven madre, cuyo esposo era amante de la caza y tenía trofeos impresionantes, fue una de ellos. Junto con sus hijos, expresó su conmoción cuando Bambi perdió a su madre tras el disparo de un cazador. Hasta hoy, en los encuentros familiares, le recuerdan la vergüenza que pasó cuando, con total inocencia, su hijito exclamó en el cine: «¡Buen tiro!».

El hermano mayor

El escritor Henri Nouwen recuerda una visita a un museo en San Petersburgo, Rusia, donde pasó horas reflexionando ante el retrato de Rembrandt del hijo pródigo. Con el paso de las horas, los cambios en la iluminación natural que entraba por una ventana le daban la impresión a Nouwen de que veía muchos cuadros diferentes. Cada uno parecía revelar otro aspecto del amor del padre por su hijo quebrantado.

Buena noticia para los pies

La publicidad me hizo sonreír: «Los calcetines más cómodos en la historia de los pies». Luego, ampliando la afirmación sobre la buena noticia para los pies, el anunciante decía que como las medias siguen siendo el artículo más requerido en los refugios para personas sin techo, por cada par comprado, la compañía donaría otro par a alguien que lo necesitara.

El Nombre de nombres

El nombre de Antonio Stradivari (1644-1737) es legendario en el mundo de la música. Sus violines, chelos y violas son tan apreciados por su artesanía y claridad de sonido que muchos han recibido su propio nombre. Uno de ellos, por ejemplo, se conoce como Stradivarius El Mesías. Después de haberlo tocado en él, el violinista Joseph Joachim escribió: «El sonido del Strad, ese “Messie” singular, vuelve una y otra vez a mi mente, con su combinación de dulzura y grandeza».