Categoría  |  Nuestro Pan Diario

Tazón de bendición

El sonido de la llegada de un email atrajo mi atención mientras escribía en mi computadora. Por lo general, trato de resistir la tentación de abrir cada correo, pero el título del asunto era demasiado atrayente: «Eres una bendición».

Confía en mí

Después de graduarme de la universidad, conseguí un trabajo con un salario bajo. A veces, el dinero no me alcanzaba para la próxima comida, así que aprendí a confiar en Dios para tener mi provisión diaria.

Grietas

La afluencia de refugiados a nuestra comunidad ha hecho que las iglesias crezcan. Este crecimiento presenta desafíos, ya que los creyentes deben aprender a aceptar a estas personas recién llegadas que están adaptándose a una cultura extraña, un nuevo idioma y formas de adoración diferentes. Todo este cambio puede generar situaciones incómodas.

En todas partes y en ninguna

Una amiga de nuestra familia, quien, como nosotros, perdió a su hija adolescente, Lindsay, en un accidente automovilístico, le escribió un tributo en un periódico local. Una de las imágenes más impactantes fue que, tras mencionar las numerosas fotos y los recordatorios de su hija que había colocado por toda la casa, escribió: «Ella está en todas partes, pero en ninguna».

Amigos insólitos

Mis amigos de Facebook suelen publicar videos enternecedores de animales cuya amistad parece insólita: un perrito y un cerdo inseparables, un ciervo y un gato, y una hembra orangután amamantando varios cachorros de tigre.

El problema con la soberbia

A las personas que alcanzan un nivel extraordinario de fama y reputación mientras están vivas, suele llamárselas «una leyenda en su propio tiempo». Un amigo mío que jugaba béisbol profesional dice que conoció a muchos en el mundo de los deportes que eran solo «una leyenda en su propia mente». La soberbia suele distorsionar nuestra forma de vernos, mientras que la humildad brinda una perspectiva realista.

Una manta para todos

«Linus» es un personaje central en la tira cómica Snoopy. Ingenioso e inteligente, aunque inseguro, siempre llevaba una manta de seguridad. Podemos identificarnos con él, ya que nosotros también tenemos nuestros miedos e inseguridades.

Alabar en los problemas

«Es cáncer». Quise ser fuerte cuando mi mamá dijo esas palabras. Rompí en llanto. Uno jamás quiere escucharlas; ni siquiera una vez. Pero era la tercera vez que ella luchaba contra ese mal. Después de unos exámenes de rutina, se enteró de que tenía un tumor maligno debajo del brazo.

Escuchar su voz

Tengo problemas de audición… «sordo de un oído y sin poder oír del otro», como solía decir mi padre. Por eso, uso audífonos.

¡Es asombrosa!

En nuestra condición natural, estamos destituidos de ella (Romanos 3:23).