Categoría  |  Nuestro Pan Diario

Amigos insólitos

Mis amigos de Facebook suelen publicar videos enternecedores de animales cuya amistad parece insólita: un perrito y un cerdo inseparables, un ciervo y un gato, y una hembra orangután amamantando varios cachorros de tigre.

El problema con la soberbia

A las personas que alcanzan un nivel extraordinario de fama y reputación mientras están vivas, suele llamárselas «una leyenda en su propio tiempo». Un amigo mío que jugaba béisbol profesional dice que conoció a muchos en el mundo de los deportes que eran solo «una leyenda en su propia mente». La soberbia suele distorsionar nuestra forma de vernos, mientras que la humildad brinda una perspectiva realista.

Una manta para todos

«Linus» es un personaje central en la tira cómica Snoopy. Ingenioso e inteligente, aunque inseguro, siempre llevaba una manta de seguridad. Podemos identificarnos con él, ya que nosotros también tenemos nuestros miedos e inseguridades.

Alabar en los problemas

«Es cáncer». Quise ser fuerte cuando mi mamá dijo esas palabras. Rompí en llanto. Uno jamás quiere escucharlas; ni siquiera una vez. Pero era la tercera vez que ella luchaba contra ese mal. Después de unos exámenes de rutina, se enteró de que tenía un tumor maligno debajo del brazo.

Escuchar su voz

Tengo problemas de audición… «sordo de un oído y sin poder oír del otro», como solía decir mi padre. Por eso, uso audífonos.

¡Es asombrosa!

En nuestra condición natural, estamos destituidos de ella (Romanos 3:23).

Cómo cambiar una vida

A veces, la influencia de otros puede cambiar nuestra vida en un instante. Para el legendario músico Bruce Springsteen, la obra de artistas musicales lo ayudó a superar una niñez difícil y problemas constantes de depresión. Una de sus obras transmite la verdad que él experimentó en carne propia: «Puedes cambiar la vida de alguien en tres minutos con la canción correcta».

Aprovechar la oportunidad

Como muchos, lucho por hacer suficiente ejercicio. Por eso, hace poco, compré un artefacto para motivarme a la acción: un podómetro. Es algo simple, pero resulta asombroso cómo este contador de pasos afecta mi motivación. En vez de quejarme cuando tengo que dejar el sofá, lo veo como una oportunidad para sumar pasos. Las tareas comunes, como darles un vaso de agua a mis hijos, se convierten en oportunidades para alcanzar un objetivo mayor. En ese sentido, mi podómetro me cambió la perspectiva y la motivación. Ahora, busco dar más pasos cada vez que sea posible.

Tesoro nacional

Cuando un publicista alteró una foto de la famosa escultura de mármol del héroe bíblico David, el gobierno de Italia y los funcionarios de la galería lo objetaron. Representar a David con un rifle colgado del hombro, en lugar de su honda, sería violatorio. «Como golpearlo con un martillo o algo peor», dijo un funcionario cultural.

Blanco como la nieve

En diciembre, fuimos con mi familia a las montañas. Habíamos vivido toda la vida en un clima tropical, así que era la primera vez que veríamos la nieve en todo su esplendor. Mientras contemplábamos el manto blanco sobre los campos, mi esposo citó a Isaías: «si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos» (Isaías 1:18).

Capaz y disponible

Mientras mi esposo estaba en el trabajo, me enteré de que a mi madre le habían diagnosticado cáncer. Le dejé un mensaje y llamé a algunos amigos y familiares, pero no encontré a nadie. Con manos temblorosas cubriendo mi rostro, sollocé: «Señor, ayúdame». La seguridad de que Dios estaba conmigo me consoló en esos momentos en que me sentí tremendamente sola.

Como un niño

Una noche, hace muchos años, después de orar con nuestra hijita de dos años de edad, antes de dormir, mi esposa quedó sorprendida con una pregunta: —Mami, ¿dónde está Jesús?

Gozo

Estoy acercándome rápidamente a una nueva temporada: el «invierno» de la tercera edad; pero todavía no he llegado. Aunque los años pasan volando y, a veces, me gustaría frenarlos, tengo un gozo que me sostiene. Cada día es una nueva jornada que el Señor me da. Con el salmista, puedo decir: «Bueno es alabarte, oh Señor […]; anunciar por la mañana tu misericordia, y tu fidelidad cada noche» (Salmo 92:1-2).

La última palabra

Un día, en una clase de filosofía, un alumno hizo unos comentarios denigrantes sobre las opiniones del profesor. Para sorpresa de todos, el profesor le agradeció y siguió con otro tema. Más tarde, cuando le preguntaron por qué no le contestó, dijo: «Estoy practicando la disciplina de no tener que tener la última palabra».

Santo, santo, santo

Cuando la vida es agradable, el tiempo pasa demasiado rápido. Denme una tarea que me gusta o una persona con la que me encanta estar, y el tiempo parece irrelevante.