Author  |  David C. McCasland

El decir la verdad

Mientras hacía una investigación para el proyecto de un libro descubrí que la persona a la que estaba estudiando a menudo exageraba sus experiencias personales al hablar en público. Lo hacía con tanta frecuencia que llegué a la conclusión de que aquellas historias no eran fuentes confiables de información.

Durante ese mismo período de tiempo, en un seminario para jóvenes…

La pendiente resbaladiza del éxito

Entre los más de 19.000 originales epigramas escritos por el químico y autor Dr. O. A. Battista, está este: «Habrás alcanzado el pináculo del éxito cuando hayas perdido el interés en el dinero, los elogios y la publicidad». Por desgracia, suele suceder exactamente lo opuesto cuando reconocen y recompensan algo que hemos hecho. Un corazón humilde puede, en un instante, convertirse en un pecho hinchado.

La «Anciana»

Durante una visita a Londres entré para ver a la «Anciana» de la calle Threadneedle. Me han dicho que ese es un nombre cariñoso para el Banco de Inglaterra. Un video informativo en el museo de entrada libre del banco me dijo que no podía hacer efectivo un cheque, abrir una cuenta ni tomar prestadas unas cuantas libras que me…

Enemigo de la confianza

Los comandantes militares siempre quieren tener suficientes soldados para llevar a cabo su misión. La mayoría preferiría tener demasiados en vez de pocos, pero no todos concuerdan con respecto a qué cantidad es suficiente.

En este mismo lugar

En nuestra iglesia solemos cantar una hermosa canción de Ron y Carol Harris: En este mismo lugar. Empieza diciendo: «En este mismo lugar, hay suficiente amor para alguien como yo». Esta canción me recuerda que, aunque haya mucho entusiasmo por reunirse con otros creyentes para adorar, lo importante es que Cristo esté presente. Pero la idea va más allá. El Señor no solo está con nosotros en la iglesia, sino en cada lugar de nuestra vida.

Una venerable asociación

Durante una visita que hice al Museo de los Relojeros en Londres, quedé impresionado al leer que muchos de los creadores de los magníficos relojes que se exhibían eran miembros de la Venerable Asociación de Relojeros. ¡Qué nombre tan grandioso! —pensé. Mi mente comenzó a volar con la idea de que tal vez John Harrison, quien inventó el cronómetro, y…

Un hombre cariñoso y sabio

Cuando el Dr. Vernon Grounds, ex rector y consejero del Seminario Denver, partió para estar con el Señor a los 96 años de edad, sus antiguos alumnos, colegas y amigos enviaron innumerables recordatorios y homenajes. Casi todos se acordaban de una ocasión cuando el Dr. Grounds los había animado personalmente mediante sus enseñanzas, consejos o, tan solo, su cálida sonrisa. Él creía en la importancia de capacitar a pastores, maestros y consejeros que tenían una relación vital con Cristo y disposición para servir a los demás.

¿Carácter instantáneo?

Crecí tocando discos que se ensuciaban, se rayaban y se dañaban. Cada manchita y daño se podía escuchar a través de los parlantes como un silbido o un salto. Algunas veces, la aguja se atascaba y tocaba la misma tonada una y otra vez. En un viejo disco de 45, Elvis seguía dando una caminata down Lonely Street… down Lonely…

Una palabra del Señor

El destacado predicador y teólogo Helmut Thielicke (1908-1986) soportó una gran oposición de parte del régimen nazi, en Alemania, durante las décadas de 1930 y 1940. Sin embargo, se mantuvo fiel a la proclamación de la presencia de Dios y el poder de Jesucristo durante un período desconcertante y difícil. El erudito Robert Smith dijo que, cuando Thielicke abordaba problemas y asuntos actuales en sus sermones, «buscaba responder la pregunta: “¿Hay algo que el Señor quiera decir?”».

Glorificar a Dios siempre

Al parecer, solemos pensar más en cómo podemos glorificar a Dios con nuestra vida cuando estamos activos y somos fuertes. Pero me pregunto si también deberíamos considerar de qué modo podemos glorificar a Dios por medio de la muerte.

El espíritu de Navidad

Las obras generosas y voluntariosas que proliferan en diciembre suelen desaparecer rápidamente, por lo cual, muchos dicen: «Ojalá que el espíritu navideño durara todo el año». ¿Por qué parece ser que la bondad y la compasión estuvieran ligadas al calendario? ¿Hay alguna fuente inagotable de compasión que sea más profunda que los cálidos sentimientos festivos que duran solo esta temporada?

Auténticos amigos

Los expertos que rastrean el vocabulario cambiante en el idioma inglés eligieron desamigar como la Palabra del Año del Nuevo Diccionario Oxford en el 2009. La definieron como un verbo: «Eliminar a alguien de una lista de amigos en una red social, como Facebook». En este sitio web, los amigos se permiten unos a otros acceder a la información personal de su página. Quizá nunca lleguen a conocerse personalmente ni intercambien saludos por Internet. En nuestro mundo de fugaces amistades cibernéticas, estamos empezando a comprender que tener un auténtico amigo es más importante ahora de lo que era antes.

Gracia extensiva

A mediados de la década de 1970, demandas y decretos de divorcios aparecieron en la sección de Registros Públicos de nuestro periódico local. El reverendo Bill Flanagan, pastor de nuestra iglesia, leía esos nombres todas las semanas y comenzó a visualizar personas, no estadísticas. Entonces, creó un Taller de Recuperación para Divorciados, para brindar ayuda y sanidad en Cristo a personas dolidas en tiempos de dificultad. Cuando algunos miembros de la iglesia, que se sentían preocupados, le dijeron a Bill que estaba aprobando el divorcio, les respondió con amabilidad que simplemente estaba extendiendo la gracia de Dios a personas que la necesitaban.

La voz del maestro

Existen más de 2.5 millones de sonidos que se conservan en la Biblioteca del Congreso de los EE.UU. La diversa colección incluye una banda militar de 1897, un drama radial de 1938 y el resoplido de una locomotora a vapor. Pero algunos de los sonidos más interesantes son las voces de personas importantes en tiempos de crisis. Se pueden escuchar…

Sorpresas divinas

Si Noemí había soñado con volver próspera y exitosa a su antiguo hogar, entrar en Belén probablemente fue una pesadilla. Mientras vivía en una tierra extraña, había perdido a su esposo y a sus dos hijos, y regresaba con una sola nuera y un corazón inundado de tristeza. «No me llaméis Noemí [placentera], sino llamadme Mara [amargada]», les dijo a sus antiguos vecinos, «porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso» (Rut 1:20).