Nuestros principios

Fundamento bíblico

  • Honrar la Biblia como el patrón para evaluar toda creencia, instrucción, política y práctica (2 Timoteo 3:16).
  • Permanecer fieles a nuestra declaración de fe (2 Timoteo 1:13).
  • Reflejar un enfoque equilibrado de los énfasis doctrinales (Hechos 20:27).

Liderazgo de siervo

  • Seleccionar líderes que evidencien capacidad y carácter de siervo (Éxodo 18:21; 1 Timoteo 3:1-13).

Compromiso espiritual

  • Permanecer en íntima comunión con el Señor Jesucristo. No darle razón para decir: «Pero tengo contra ti: que has dejado tu primer amor» (Apocalipsis 2:4).
  • Hacer la obra de Ministerios Nuestro Pan Diario con la sabiduría y la fortaleza del Señor, en lugar de intentar realizarla por nuestra cuenta (Gálatas 2:20; 3:3).
  • Mostrar un patrón coherente de conducta que nos distinga como miembros del pueblo del Señor, ya sea dentro o fuera del trabajo (1 Pedro 1:14-15).
  • Confiar siempre en Dios y hacer lo correcto (1 Pedro 3:16).

Interés por las personas que servimos

  • Proporcionar la clase de atención personal, pronta y práctica que querríamos para nosotros mismos (2 Corintios 4:5, 15).
  • Hablar la verdad en amor. Evitar ser rencilloso (2 Timoteo 2:24).
  • Cultivar una relación franca y sincera con aquellos que respondan a nuestros esfuerzos (2 Corintios 4:2).
  • Ser sensibles con todas las demás relaciones y esferas de influencia, incluidos proveedores, visitantes, vecinos, miembros de la comunidad y del gobierno, pero sin limitarse solamente a ellos (Romanos 13:7-8).

Interés por los compañeros de trabajo

  • Reconocer el valor individual y los intereses personales de las personas con las que trabajamos (Filipenses 2:1-4).

Calidad del servicio

  • Esforzarnos por lograr una calidad de trabajo y de presentación que dignifique, fortalezca y mejore nuestro mensaje (1 Corintios 10:31).
  • Ser fieles mayordomos de cada recurso que se nos ha confiado (1 Corintios 4:2).

Cualidad del servicio

  • Aumentar o disminuir los esfuerzos evangelísticos según los fondos disponibles.
  • Evitar endeudarse (Romanos 13:8).
  • No convertir nuestra supervivencia organizacional en la motivación principal de las decisiones (Filipenses 1:19-26).
  • Evitar el elogio personal (Proverbios 27:2).

Relación con otros ministerios

  • Reconocer y respetar lo que el Señor está haciendo a través de otras personas y organizaciones (1 Corintios 1:10-13).
  • Evitar cualquier afiliación que comprometa nuestro propósito o debilite nuestra eficacia (2 Corintios 6:14).
  • Llevar a cabo nuestros ministerios de manera que apoyen y complementen a la iglesia local (Efesios 4:1-7).

 

DECLARACIÓN DE FE

En coincidencia con el Credo de los Apóstoles y el de Nicea:

  • Creemos que las Escrituras del Antiguo y el Nuevo Testamento son inspiradas por Dios, sin error en sus manuscritos originales; cumplidas en Cristo; y que revelan nuestra creación, caída, redención y restauración.
  • Creemos en un Dios en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • Creemos que Jesucristo es plenamente Dios y plenamente hombre, el unigénito Hijo de Dios y la revelación perfecta del Padre.
  • Creemos en el nacimiento virginal de Jesús, su vida sin pecado, su muerte sacrificial, su resurrección corporal, su ascensión al Padre y su retorno triunfante.
  • Creemos que, como resultado de la caída, necesitamos ser salvados del pecado y la muerte eterna. Por gracia, Dios proveyó esta salvación por medio de Jesús, quien es el único que reconcilia a todos los que se arrepienten de su pecado y ponen su fe en Él.
  • Creemos que el Espíritu Santo nos convence de pecado y que, por el arrepentimiento y el nuevo nacimiento, nos incorpora a la familia de Dios, para que vivamos y crezcamos a la semejanza de Cristo, en la confianza en Dios y en el amor a los demás.
  • Creemos en una Iglesia, expresada a través de los cuerpos locales de la familia de Dios, constituida por todos los que están en Cristo, los cuales son comisionados a hacer discípulos de Él a todas las naciones.
  • Creemos en el retorno de nuestro Señor para establecer su reino en plenitud, juzgar a los vivos y a los muertos, y restaurar la paz y el gozo en su creación.

¡En el corazón de América!

En medio de las florestas tropicales de Honduras se encuentra la ciudad de Siguatepeque, una localidad de unos 90 mil habitantes ubicada entre las dos principales ciudades del país.

Llamada de “Corazón de América”, los colores y aromas del maíz, frijoles, café, caña de azúcar y frutas varias, principal economía de la región, pintan la geografía del lugar. En medio de ese paraíso, no obstante, hay también necesidad, claro, como en todo corazón.

Lea y descubra el secreto para el Corazón de América.»

Reciba Nuestro Pan Diario por email


¿Le gustaría recibir Nuestro Pan Diario cada dia directamente en su caja de correo electrónico? Le invitamos a enviarnos su email para poder beneficiarse de esta bendición.

Por favor, rellene el formulario abajo!
Formulario de pedido»