Nuestros principios

Fundamento bíblico

  • Honrar la Biblia como el patrón para evaluar toda creencia, instrucción, política y práctica (2 Timoteo 3:16).
  • Permanecer fieles a nuestra declaración de fe (2 Timoteo 1:13).
  • Reflejar un enfoque equilibrado de los énfasis doctrinales (Hechos 20:27).

Liderazgo de siervo

  • Seleccionar líderes que evidencien capacidad y carácter de siervo (Éxodo 18:21; 1 Timoteo 3:1-13).

Compromiso espiritual

  • Permanecer en íntima comunión con el Señor Jesucristo. No darle razón para decir: «Pero tengo contra ti: que has dejado tu primer amor» (Apocalipsis 2:4).
  • Hacer la obra de Ministerios Nuestro Pan Diario con la sabiduría y la fortaleza del Señor, en lugar de intentar realizarla por nuestra cuenta (Gálatas 2:20; 3:3).
  • Mostrar un patrón coherente de conducta que nos distinga como miembros del pueblo del Señor, ya sea dentro o fuera del trabajo (1 Pedro 1:14-15).
  • Confiar siempre en Dios y hacer lo correcto (1 Pedro 3:16).

Interés por las personas que servimos

  • Proporcionar la clase de atención personal, pronta y práctica que querríamos para nosotros mismos (2 Corintios 4:5, 15).
  • Hablar la verdad en amor. Evitar ser rencilloso (2 Timoteo 2:24).
  • Cultivar una relación franca y sincera con aquellos que respondan a nuestros esfuerzos (2 Corintios 4:2).
  • Ser sensibles con todas las demás relaciones y esferas de influencia, incluidos proveedores, visitantes, vecinos, miembros de la comunidad y del gobierno, pero sin limitarse solamente a ellos (Romanos 13:7-8).

Interés por los compañeros de trabajo

  • Reconocer el valor individual y los intereses personales de las personas con las que trabajamos (Filipenses 2:1-4).

Calidad del servicio

  • Esforzarnos por lograr una calidad de trabajo y de presentación que dignifique, fortalezca y mejore nuestro mensaje (1 Corintios 10:31).
  • Ser fieles mayordomos de cada recurso que se nos ha confiado (1 Corintios 4:2).

Cualidad del servicio

  • Aumentar o disminuir los esfuerzos evangelísticos según los fondos disponibles.
  • Evitar endeudarse (Romanos 13:8).
  • No convertir nuestra supervivencia organizacional en la motivación principal de las decisiones (Filipenses 1:19-26).
  • Evitar el elogio personal (Proverbios 27:2).

Relación con otros ministerios

  • Reconocer y respetar lo que el Señor está haciendo a través de otras personas y organizaciones (1 Corintios 1:10-13).
  • Evitar cualquier afiliación que comprometa nuestro propósito o debilite nuestra eficacia (2 Corintios 6:14).
  • Llevar a cabo nuestros ministerios de manera que apoyen y complementen a la iglesia local (Efesios 4:1-7).

 

DECLARACIÓN DE FE

En coincidencia con el Credo de los Apóstoles y el de Nicea:

  • Creemos que las Escrituras del Antiguo y el Nuevo Testamento son inspiradas por Dios, sin error en sus manuscritos originales; cumplidas en Cristo; y que revelan nuestra creación, caída, redención y restauración.
  • Creemos en un Dios en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
  • Creemos que Jesucristo es plenamente Dios y plenamente hombre, el unigénito Hijo de Dios y la revelación perfecta del Padre.
  • Creemos en el nacimiento virginal de Jesús, su vida sin pecado, su muerte sacrificial, su resurrección corporal, su ascensión al Padre y su retorno triunfante.
  • Creemos que, como resultado de la caída, necesitamos ser salvados del pecado y la muerte eterna. Por gracia, Dios proveyó esta salvación por medio de Jesús, quien es el único que reconcilia a todos los que se arrepienten de su pecado y ponen su fe en Él.
  • Creemos que el Espíritu Santo nos convence de pecado y que, por el arrepentimiento y el nuevo nacimiento, nos incorpora a la familia de Dios, para que vivamos y crezcamos a la semejanza de Cristo, en la confianza en Dios y en el amor a los demás.
  • Creemos en una Iglesia, expresada a través de los cuerpos locales de la familia de Dios, constituida por todos los que están en Cristo, los cuales son comisionados a hacer discípulos de Él a todas las naciones.
  • Creemos en el retorno de nuestro Señor para establecer su reino en plenitud, juzgar a los vivos y a los muertos, y restaurar la paz y el gozo en su creación.