Archivos: 28 Abril 2013

Muéstrales el dinero a losdemás

Algunas veces el dinero causa un tremendo sufrimiento. Nos molesta. Nos hace felices. Nos entristece. Nos hace sentirnos cómodos. Nos pone nerviosos. Nos ayuda a relajarnos.  Sí, pasamos por todo el espectro de emociones cuando se trata de efectivo. Por ejemplo, ¿no te molesta cuando un fenómeno de 18 años exige millones de dólares de algún equipo de la NBA…

Momentos aterradores

Cuando nació nuestro primer hijo, mi esposa Marlene estuvo en trabajo de parto durante más de 30 horas, lo cual les generó un estrés tremendo a ella y al bebé. El doctor, que reemplazaba a su médico habitual, no estaba familiarizado ni con ella ni con el embarazo. Por eso, esperó demasiado para hacer una cesárea de emergencia, y el trauma resultante hizo que mi hijo quedara internado en la unidad neonatal de cuidados intensivos. No se podía hacer nada para ayudar a nuestro bebé a superar su estado innecesariamente provocado.