Archivos: 6 Febrero 2013

¿Qué es suficiente?

El anillo. El trofeo. Es lo que todo atleta profesional te dirá que quiere. Es la meta de una carrera. Es la razón para todo ese duro trabajo. Es la gran culminación. Es la recompensa final. O no.

En realidad, ese campeonato grandioso y glorioso nunca trae el gozo absoluto que los atletas creen que traerá. Claro que es grandioso,…

Por nuestros hechos

Una noche, un pastor iba camino a la iglesia cuando un ladrón sacó un arma y le exigió que le diera el dinero; si no lo hacía, lo mataba. Cuando el hombre metió la mano en el bolsillo para entregarle su billetera, el delincuente vio su cuello clerical y dijo: «Veo que es sacerdote. Está bien, váyase». El pastor, sorprendido por la inesperada acción piadosa del ladrón, le ofreció un dulce. El ladrón respondió: No, gracias. No como dulces durante la Cuaresma».