Archivos: 2 Febrero 2013

A la caza del humo

«¡Oh, no! ¡Está metido en un tremendo problema!» —exclamó la ex adicta. No mucho tiempo atrás, la mujer que pronunció esas palabras había sido esclava de la cocaína crack. Luego le dio su corazón a Jesús, poniendo fin de manera milagrosa a una adicción de cuatro años.

Ahora, unos padres preocupados la estaban llamando en busca de consejo. Habían descubierto…

Ojos nuevos

Hace poco, conocí a una estudiante universitaria que había puesto su fe en Cristo recientemente. Describió así el cambio que experimentó en un primer momento: «Cuando acepté a Cristo como Salvador, sentí como que Dios había extendido su mano desde el cielo y me había colocado un nuevo par de ojos en mis órbitas oculares. ¡Pude entender la verdad espiritual!».