Archivos: 20 Noviembre 2012

La fe inquebrantable de Dios

Una noche noté cuán lentamente se movía a través del cielo el brillante planeta rojo. Me hizo recordar cómo vemos nuestra vida. En este mundo ocupado y apurado, raras veces tenemos la oportunidad de detenernos y ver con cuánta gracia nos movemos a través del mar del tiempo. En un vistazo, nuestra vida queda congelada, sin aparente dirección ni propósito.…

Nunca nos abandona

Mientras Karissa Smith recorría una biblioteca local con su hijita de cuatro meses que balbuceaba, un anciano le dijo bruscamente que hiciera callar a su bebé o que él lo haría. Smith respondió: «Lamento lo que le haya pasado en la vida que ha hecho que una alegre bebé lo moleste tanto, pero no voy a decirle a mi hijita que se calle ni tampoco voy a permitir que usted lo haga». El hombre bajó la cabeza y se disculpó, y le contó que su hijo había fallecido de síndrome de muerte súbita infantil hacía más de 50 años. Había reprimido su amargura y su ira todos esos años.