Archivos: 29 Abril 2011

La carta

Julia vino a clases sosteniendo en la mano una carta de su novio, el cual vive en otro estado. Tenía miedo de abrirla. Habían discutido por teléfono, y ella había dicho algunas cosas bien feas. Él no la había llamado ni había contestado sus llamadas. Entonces llegó la carta. Si la perdonaba, ella estaría encantada. Pero, ¿y si no?

Alan…

Poder estelar

Para todos nosotros que, como Job, hemos padecido tragedias y, después, nos atrevimos a cuestionar a Dios, el capítulo 38 de Job debería darnos mucho en qué pensar. Imagina cómo se habrá sentido el gran hombre de Oriente cuando «desde un torbellino» oyó que Dios decía: «¿Quién es ése que oscurece el consejo con palabras sin sabiduría? Ahora ciñe como varón tus lomos; yo te preguntaré, y tú me contestarás» (vv. 1-3). ¡Glup!